Ante la subida de más del 10% del IBI, el concejal de IU se levanta del pleno indignado

Imprimir

Viernes, 01 de Junio de 2012 02:20

 

La sesión plenaria comenzó tarde y con rumores de que el retraso se debía a la incertidumbre creada ante la asistencia al pleno de una treintena de simpatizantes del Movimiento 15M de Béjar.

Miguel Rodero

El rumor adquirió veracidad ante la alta presencia policial en las proximidades del salón de plenos, un gesto fuera de lugar, ya que normalmente los plenos no son vigilados ni por la policía nacional ni la local, lo cual deja al descubierto el trato vejatorio que sufren los "indignados" en esta ciudad, que realizando acciones de derecho ciudadano son tratados como presuntos delincuentes.

Evidentemente esta reflexión no va dirigida a los policías que están cumpliendo ordenes, pero si a quienes permiten que un colectivo cívico y ejemplarizante sea tratado de forma descortés en la casa del pueblo.

Aunque tarde el Pleno se desarrollo con la normalidad habitual aprobando dos de los tres grupos políticos en el Ayuntamiento de Béjar; Partido Popular, PSOE un texto conjunto en defensa del mantenimiento del cuartel de la Guardia Civil en la ciudad. Izquierda Unida se abstuvo.

En la misma línea se aprobó también un acuerdo a favor de la conservación del Grado Textil de la Escuela de Ingenieros, donde el Equipo de Gobierno asumió las propuestas del PSOE e ignoró las de Miguel Flores, concejal de IU.

Fue este mismo concejal, Flores, quien presentó una moción para reivindicar la misma petición que realizó el pasado 2 de marzo el Grupo Parlamentario de IU en el Congreso de los Diputados, "revisar el acuerdo con la Santa Sede sobre Asuntos Económicos de 1979 con respecto del IBI a la Iglesia Católica y otras confesiones religiosas".

La propuesta defendida de una forma rigurosa, apasionada y edificante por el concejal de IU, quien afirmó "no estamos atacando a la Iglesia católica, estamos atacando a todas las entidades que no están pagando el IBI... para que estos individuos pagan el IBI como pagamos todos los ciudadanos" y finalizó recriminando al PP que "van a votar en contra de la justicia social y en contra de los intereses de Béjar".

La propuesta, la contesto el Alcalde de Béjar Alejo Riñones quien justificó su negativa  a la propuesta diciendo "todo el mundo tiene que pagar, pero empecemos por quitar las subvenciones a los partidos, a los sindicatos y demás, que no revierte en la sociedad... y después  a lo mejor llegamos a un acuerdo".

La prepuesta fue votada y obtuvo los votos a favor de IU y PSOE y los votos en contra del PP.

Ante este resultado, en un acto de dignidad y solidaridad para con los vecinos de Béjar (quienes sufren una subida de más del 10% del IBI) el concejal de IU abandonó su sillón en el Pleno y se sentó con el público asistente, donde permaneció el resto de la sesión.

A la moción de IU se le sumó una similar realizada por el Grupo Municipal Socialista, que igualmente fue rechazada por el Equipo de Gobierno con argumentos similares.

El concejal socialista José Luis Rodríguez Celador pidió que se reflejara en el acta que el Alcalde no le permitió que cumpliera con su último turno de palabra.