Razones para que una empresa se preocupe por su impacto social

Imprimir

Martes, 29 de Diciembre de 2020 15:36

Las empresas son organizaciones destinadas a generar beneficios, pero a veces no se dan cuenta de que estos beneficios no solo dependen de ellas mismas, sino que también dependen de su entorno, de su impacto social.

El impacto social es fundamental para que una empresa crezca, por lo que las organizaciones deberían invertir en una consultoría de impacto social para que les ayuden a que la riqueza que generan se reparta por su entorno.

De esta manera, vamos a ver algunas de las razones por las cuales una empresa se debe preocupar por el impacto social que genera, razones que es posible que os sorprendan.

Se aumenta la reputación de la marca

La reputación de una marca, de un producto o de una empresa siempre ha sido muy importante, pero lo es aún más en los tiempos que nos ha tocado vivir en donde las redes sociales hacen que la popularidad de una marca baje en picado en unas horas.

Trabajar el impacto social ayuda a aumentar el prestigio de una marca a la vez que mitiga los posibles problemas de reputación que se puedan presentar.

Ante una de estas crisis, muy temidas por las empresas, la respuesta no es la misma si se ha trabajado el impacto social que si no se ha hecho. Las organizaciones que lo hayan trabajado saldrán con muchos menos problemas de las temidas crisis de reputación, casi siempre asociadas a un mal servicio que se hace “viral” gracias a las redes sociales.

Legitimidad en los mercados locales

Trabajar el impacto social siempre tiene beneficios a medio y largo plazo, siendo uno de ellos el lograr una legitimidad en los mercados locales que otras empresas no tienen.

Esta legitimidad puede abrir a la empresa a más clientes e incluso ayudar a trabajar con las administraciones locales, pues se tiene en cuenta que la organización trabaje lo máximo posible para la comunidad.

Se atrae a inversores

Los grandes inversores siempre quieren verse asociados a empresas con valores, lo que en nuestro caso se traduce en compañías preocupadas por el impacto social que generan en sus entornos más inmediatos.

Ahora mismo hay una enorme inquietud por el medio ambiente y la ecología, de manera que estar centrado en estos temas a la hora de “invertir” en responsabilidad o impacto social le dará puntos a una empresa a la hora de obtener financiación.

Esta pequeña inversión en responsabilidad social puede hacer que a largo plazo la empresa reciba una financiación que sea vital para su expansión o incluso para su viabilidad.

Retención de trabajadores

Cuando un trabajador llega a un cierto nivel, valora algo más que el sueldo para quedarse en una empresa.

Una empresa que se preocupa por el impacto que genera en su entorno retendrá más a los trabajadores, puesto que verán que la empresa para la que trabajan se centra en algo más que ganar dinero.

Podemos decir que los trabajadores se verán implicados en un proyecto que mejora su entorno, el lugar en el que ellos y sus familiares viven, sintiéndose realizados en algo que a determinados niveles es muy importante.