¿Por qué contratar a un traductor profesional sigue siendo la mejor opción?

Imprimir

Lunes, 22 de Marzo de 2021 01:27

A día de hoy, somos perfectamente conscientes de que, cuando escuchamos o leemos una palabra en un idioma que no conocemos, es posible descubrir su significado y acepciones gracias a los numerosos traductores online que existen, siendo el de Google el más famoso.

Ahora bien, aunque ésta es una interesantísima solución para esas situaciones improvisadas o que no revisten demasiada relevancia, no podemos engañarnos y pensar que estos traductores son capaces de reemplazar a un profesional en la materia. Y es que su potencial no es el mismo.

Mientras que usuarios comunes pueden sentirse satisfechos con traductores de Internet y hasta intercalar varios de ellos hasta llegar a los resultados adecuados, en ámbitos comerciales o académicos, cualquier error de interpretación puede derivar en que enormes cantidades de esfuerzo, tiempo y dinero terminen en la basura. Por eso debemos pasar de las alternativas más simples.

Con esto en mente, a continuación queremos repasar algunos de los motivos de peso por los cuales, en estas últimas circunstancias, deberías confiar en empresas como Translinguo Global.

5 razones por las que contratar a un traductor profesional sigue siendo la mejor opción.

Un traductor profesional y especializado lleva normalmente años de experiencia en este tipo de tareas, por lo que está habituado a encontrarse con frases hechas, dichos, giros de cada lengua, y todos esos recursos que suelen confundir a los traductores basados en Inteligencia Artificial.

El concepto de especialización es uno en el que nos deteníamos antes, y al respecto debemos decir que un buen número de traducciones no sólo requieren de tener nociones profundas acerca de las lenguas en cuestión, sino también de las temáticas que se están abordando, sobre todo cuando son médicas, financieras, u otras que no pueden ser abordadas por cualquiera.

Infinitos hechos se conocen a lo largo de la historia, los cuales fueron suscitados por una mala traducción o, al menos, una traducción que no fue 100% precisa. Considerando que muchas palabras de un idioma pueden no tener una traducción exacta en otro, es clave que el traductor esté familiarizado con términos precisos, los más adecuados posibles.

Si definimos a la traducción como al arte u oficio de hallar las mejores palabras para comunicar algo en un idioma cuando originalmente fue dicho o escrito en otro, la capacidad de crear sobre la marcha puede distinguir a un buen traductor de uno excelente. Por lo tanto, ésta es una de esas cualidades que deberías sopesar en el profesional que contrates para darte una mano.

Por último, un traductor humano y que se dedica realmente a ello puede conseguir un nivel de fidelidad en las traducciones y doblajes que resultaría imposible para un improvisado o máquina. Trabajar la confianza con el cliente, conocer cuáles son sus búsquedas e intereses, y qué fines pretende lograr con las traducciones, contribuye al éxito de este empleo.

Y tú, ¿por qué crees que contratar a un traductor profesional sigue siendo la mejor opción?