Red Purple Black

CCOO alerta que el número de incendios fuera de campaña oficial cada vez es mayor y también su peligrosidad

PDFImprimirE-mail

Por desgracia para el patrimonio natural de Castilla y León ha comenzado ya la campaña de incendios forestales 2021 en la Comunidad. El primer gran brote sigue activo, con un fuego muy peligroso, en la sierra de Francia en Salamanca. CCOO, por medio de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, denuncia que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta ni está, ni mucho menos se la espera. El incendio que se inició en el día de ayer se produce sin que la propia Administración autonómica haya, ni tan siquiera, sacado la Orden de declaración de las épocas de peligro alto de incendio. Esta situación, lamentablemente, viene a dar la razón a nuestro sindicato que lleva años denunciando un operativo de extinción de incendios forestales anacrónico y que actua muchas veces en los límites de la legalidad; amparado muchas veces sobre la base de la buena voluntad de los trabajadores y las trabajadoras que lo componen.

Sin el operativo de extinción preparado y sin los medios básicos necesarios, ayer volvieron las carreras y los apretones, las llamadas de emergencia, la asignación de guardias de urgencia, etc. A ver que tenemos disponible... Pasó en el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca especialmente, pero podría haber ocurrido exactamente igual en el de Ávila (como ya denunció hace unos pocos días CCOO en una nota de prensa), o en el de Zamora, las provincias más al sur de la Comunidad y que en estos momentos son las que tienen un riesgo más elevado.

CCOO lleva tiempo denunciando los problemas de todos los colectivos que forman parte de este operativo autonómico y que básicamente son los siguientes:

Técnicos con empleos precarios que cargan con responsabilidades ilegales, sin amparo alguno si hay problemas y que son utilizados como marionetas en una gestión inaceptable que infravalora su trabajo, tanto económica como profesionalmente. Plantillas escasas por la falta de plazas por cubrir entre los agentes medioambientales y los celadores de Medio Ambiente. El cambio climático, real como la vida misma y palpable en las labores de extinción y prevención de incendios forestales, es ignorado sistemáticamente por los responsables de esta tarea de la Junta, que siguen con políticas forestales del siglo pasado. Una campaña de extinción y un operativo “preparado” para los meses de julio, agosto y septiembre, resultan escasos e insuficientes para un problema tan complejo y que en la Junta nadie quiere afrontar desde hace dieciocho años. El número de incendios fuera de campaña oficial cada vez es mayor y también su peligrosidad, sin que la Junta quiera afrontar el problema. El ejemplo de ayer en Salamanca es apabullante, pero hay muchos más. Hay que recordar que el “operativo” funciona de manera, como mínimo, alegal, ¡¡durante nueve meses al año¡¡

La España vaciada y el abandono del medio rural son solo palabras para nuestros políticos, cuando hay que tomar medidas de verdad y mejorar la vida de las personas trabajadoras públicas que viven en nuestros pueblos. Para todas ellas todo son problemas, y sino que se lo digan a los trabajadores y las trabajadoras fijas-discontinuas, conductores de los camiones de bomberos o a los peones que les acompañan.

Por ello desde CCOO denuncian esta situación, la precariedad lamentable de una parte importante del operativo público de extinción de incendios forestales, la más vulnerable y la más vinculada a nuestro medio rural. Esta precariedad es incompatible con una adecuada formación y con la profesionalidad exigible a los que se juegan la vida en situaciones muy peligrosas para salvar lo que es de todos.

Denunciamos la indignidad de la Junta cuando escatima y regatea recursos humanos, y los medios materiales que le exigen los empleados públicos para poder desarrollar su labor. Reclamamos una actualización de la regulación legal del operativo que se adapte a las condiciones reales de riesgo, a los nuevos veranos más largos y a las situaciones de riesgo y peligrosidad que se producen durante el resto del año, cada vez con más frecuencia”, subrayan.

“Además, también exigimos un operativo público de extinción de incendios forestales que no se base en gastar el dinero en contratar carísimos medios aéreos que quedan muy bien en los periódicos, mientras al personal más vulnerable y más precario, el que vive en los pueblos y en el medio rural de la Comunidad, se le trata con el más absoluto desprecio, negándoles sistemáticamente la estabilidad en el empleo, y la profesionalización exigible para estos casos”, demandan desde nuestra organización sindical.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 114 invitados conectado(s)