37 médicos de Salamanca, buscando su comodidad, piden que no se reabran las urgencias hospitalarias de Béjar

Imprimir

Sábado, 17 de Abril de 2021 03:28

Miguel Rodero

Puede parecer increíble, pero no lo es, un grupo de 37 médicos vinculados al Servicio de Urgencias que desempeñan sus obligaciones en el Hospital de Salamanca, en un claro intento de buscar mayor comodidad en su trabajo, han solicitado por escrito a la Junta de Personal: "tengan a bien aceptar nuestra propuesta de posponer durante unos meses la decisión de reabrir las Urgencias hospitalarias en Béjar, pues entendemos que en este momento no se dan las circunstancias más adecuadas para ello. Creemos que dentro de unos meses esta reapertura va a llegar en un momento más adecuado”, misiva que lanzan siendo conocedores que de esta manera están privando del derecho a la sanidad a los habitantes de la Comarca de Béjar y olvidando por completo que, si quieren mostrar su disconformidad, debería ser para criticar los recortes que producen esta situación, y no para convertirse en cómplices interesados de la misma.

Así los firmantes aseguran que "Los equipos de médicos de Atención Primaria de Béjar están lo suficientemente capacitados para atender las urgencias de la población de la zona y, asimismo, siempre tienen el apoyo de la UME 112 (situada en el mismo edificio) para atender las posibles emergencias. Además, estos equipos con sede en el hospital se pueden beneficiar de la existencia de analítica básica y radiología convencional, pues están perfectamente cualificados para ello y lo han demostrado impecablemente en estos meses de pandemia COVID".

Una actitud insolidaria con sus propios compañeros y compañeras de profesión en Béjar y bochornosa de cara a los miles de usuarios del Hospital de Béjar.

Y antes de que arrecien las críticas expongo que ejercer como médico es plausible en todos los tiempos, más si cabe en épocas donde su esfuerzo está siendo fundamental para contener la Covid-19, pero ello no les habilita para determinar si una comarca es “merecedora” o no de disponer de un servicio fundamental como es Urgencias, ni tampoco es suficiente bandera para ningunear  a sus propios compañeros trabajadores en la sanidad bejarana que también están cansados.

Entiendo vuestro cansancio y agotamiento, y por ello la solución es decir basta a los recortes que os ponen en esta situación, no buscar refugio para tratar de parar la hemorragia de una amputación a base de tiritas.

Que nadie dude que esos 37 médicos tienen mi absoluto respeto, me gustaría que todos los vecinos de la Comarca de Béjar también tuviéramos el suyo para no ver como nos privan de nuestro derecho a la Sanidad Pública y de calidad.

Sabíamos que éramos de pueblo, desconocíamos que fuera motivo suficiente para dejarnos morir.