Red Purple Black

Consideraciones para determinar si asegurar o no un edificio

PDFImprimirE-mail

El seguro de hogar es un resguardo para tu vivienda. Sin embargo, existen siniestros que pueden surgir en la comunidad donde vives, por ejemplo en tu edificio. En tales casos, estos daños pueden ocasionar enormes gastos financieros, que pueden afectar la estabilidad financiera de las familias. Contar con un seguro para comunidades es una valiosa opción.

Lo que puede cubrir un seguro para comunidades en edificios

Las únicas comunidades en España que han declarado obligatorio hacer un contrato de Seguros de comunidad son Valencia y Madrid. Sin embargo, hacer la suscripción de esta póliza supone grandes ventajas para todos los vecinos y el propietario.

Con este seguro, toda la comunidad de vecinos está resguardada frente a siniestros que puedan ocurrir durante los 365 días del año. Esta póliza cubre algunas cuestiones básicas como daños en la infraestructura del edificio o hurtos de bienes muebles en zonas comunes. Por eso, incluirá, entre otras cosas, cobertura frente a:

  • Incendios, por motivos naturales, accidentes o hechos de vandalismo.
  • Daños en instalaciones eléctricas.
  • Pérdidas o desperfectos ocasionados por lluvias u otras manifestaciones atmosféricas.

También, la comunidad de vecinos puede recibir asistencia en materia legal, para defender los derechos de los vecinos frente a entes gubernamentales o privados. Además, el dueño del edificio tendrá la posibilidad de acceder a diversos servicios que le permiten hacer un mantenimiento más completo del mismo.

Dependiendo del tipo de póliza adquirida, es posible cubrir algunas situaciones especiales. Por ejemplo, daños a la estética del edificio, eliminación de plagas e incluso servicios de vigilancia. Entonces, parece que contratar estos servicios puede ser de gran beneficio tanto para vecinos como para el propietario.

¿Qué pasa si el edificio no está asegurado?

Aunque no es obligatorio adquirir esta póliza, sí supone una gran ventaja hacerlo. Por ejemplo, de ocurrir un siniestro después de diez años de haberse construido el edificio, es la comunidad de vecinos quien asumirá los gastos. Esto supone un importante gasto para las familias, dependiendo del tipo de siniestro acaecido.

Habrá quien piense que en algunas zonas no es necesario adquirir este contrato, pero nadie puede tener la certeza de que no ocurra un imprevisto. No se trata solo de exposición a desastres naturales, sino también a problemas internos en la infraestructura. Por ejemplo, incendios por funcionamiento inadecuado de las instalaciones eléctricas o explosiones en torno al servicio de gas, por nombrar unas.

En algunas circunstancias, si existen daños a terceros, el administrador y el propietario pueden recibir multas. Además de enfrentarse a demandas legales innecesarias, situaciones que podrían ahorrarse teniendo el edificio bajo una póliza de seguros adecuada. Ahora bien, la elección de este seguro se hace por votación de la comunidad vecinal.

Definitivamente, optar por contratar un seguro para comunidades trae muchos beneficios, aunque no sea un trámite obligado. Primero, tanto el edificio como sus zonas compartidas se resguardan frente a una gran variedad de situaciones. Esto supone un ahorro de dinero para las familias cuando ocurren siniestros. Además, resulta ser una protección incluso legal para la comunidad.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 42 invitados conectado(s)