Rafael Ruiz Vásquez, el arte de la diplomacia

Imprimir

Jueves, 09 de Julio de 2020 22:44

Hay algunas personas que parecen ya nacidas para el rol que les toca desempeñar en su vida profesional. Ese es el caso de Rafael Ignacio Ruiz Vasquez, o Rafael Ruiz Vásquez, como se le conoce generalmente. Hablamos de un empresario y diplomático venezolano, que sin dudas ha logrado catapultarse como uno de los más exitosos representantes del país hacia el exterior.

Ruiz Vásquez, oriundo del Estado Carabobo, ha desarrollado su actividad siempre en torno al mundo de la ganadería, haciendo gala de sus dotes de diplomático, lo que le ha permitido alcanzar todo tipo de acuerdos globales que, simplemente, hubieran resultado imposibles para otros.

Efectivamente, durante buena parte de su trayectoria, Rafael Ruiz Vásquez encabezó distintas misiones diplomáticas como responsable de defender los intereses de Venezuela en dos sentidos. Por un lado, como encargado de atraer inversiones extranjeras hacia el país. Por otro, como facilitador de la exportación de algunos de los productos esenciales que se producen en esta nación hacia aquellos mercados en los que se requieren tales materias primas.

Pero, además, podríamos decir que Rafael lleva en la sangre su capacidad para proyectar negocios. Después de todo su padre, Arturo Ruiz, goza de un gran reconocimiento en el sector ganadero local, sobresaliendo como un empresario de gran relevancia en el universo hípico del Caribe, como un aficionado e impulsor de este deporte. Los últimos años de su vida, pasados en la tranquilidad de su Hacienda El Zahir, le han permitido ver el crecimiento profesional de su hijo con gran orgullo.

De hecho, Arturo durante mucho tiempo fue un gran animador de las competiciones hípicas gracias a sus caballos pura sangre, ejemplares apreciados por miles de personas que se mueven en este ámbito. Claro que aún le queda una deuda pendiente, la de conseguir que alguno de sus caballos participe en el Clásico del Caribe. Sin embargo, todo indica que en cualquier momento lo logrará.

Basta repasar una de sus frases más destacadas, una que lo resume de cuerpo entero: “jamás hay que utilizar la violencia para que un caballo perfeccione sus capacidades; sino alternar con delicadeza exigencias y recompensas; multiplicar los cumplimientos y reducir los castigos”. Son esas premisas de las que se ha servido su hijo Rafael a la hora de hacer su camino en el orden de la diplomacia.

De cara al futuro, el interés de Rafael Ruiz Vásquez está en conseguir destacarse especialmente en el mismo escenario en el que llegó a lo más alto su padre, el de la ganadería, buscando asentarse como uno de los empresarios ganaderos más importantes de toda Venezuela.

Con otros 15 de años de experiencia en este sector, que se suman a sus labores como representante diplomático del país en el que nació y en el que llevó adelante toda su carrera, no quedan dudas de que Ruiz Vásquez está perfectamente preparado para continuar el legado de su padre.

Con todo esto, será mejor prestarle atención a cada uno de sus movimientos en el futuro.