Red Purple Black

El enojo en los hombres

PDFImprimirE-mail

No hace falta que pienses demasiado. Si te fijas en tu pareja, tus hermanos, padres, hijos o amigos, seguramente tendrás varios ejemplos a disposición. Lo cierto es que los hombres suelen enojarse más que las mujeres. A veces ni siquiera conocemos bien los motivos que les llevan a eso, pero no quedan dudas de que es así. Pues bien, vamos a analizar algunas explicaciones claves al respecto.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que los hombres que se enojan más son básicamente el resultado de la educación que han recibido durante sus años de formación, etapa en la que se les suele insistir en que mostrar sus emociones en un signo de debilidad, que llorar “es cosa de mujeres”, y otras tantas mentiras con las que crecen y con las que se acostumbran a convivir.

También es cierto que un buen número de ellos han podido acoplarse a los nuevos tiempos, comprendiendo que tienen licencias para dejar ver sus sentimientos como cualquier ser humano. Igualmente, queremos centrarnos en los que aún siguen sufriendo esta represión, como para que puedas distinguir sus casos, y así darles una mano o entender mejor qué les ocurre.

Antes que nada, debemos señalar que existen algunas clases de hombres específicas que tienden a enojarse más que otras, y eso se explica a partir de personalidades que llevan a estas situaciones, como en el caso de los hombres perfeccionistas que, simplemente, no pueden aceptar las cosas como son. Y no está mal intentar mejorar todos los aspectos de la vida, pero no a cualquier precio.

Lo mismo ocurre con esos hombres que son adictos a los logros y las felicitaciones, que todo el tiempo requieren de que quienes les rodean validen lo que han conseguido, y no se sienten satisfechos sino hasta agradar a cuanta persona haya a su alrededor. Y tampoco nos olvidamos de los adictos al amor, celosos o inseguros, que tienden a enloquecer a sus novias o esposas.

Si vamos un poco más allá tenemos otras claras demostraciones de los hombres que más se enojan, como los que tienden a echar la culpa a los demás, especialmente a sus parejas, de cada fracaso que sufren en la vida. O los que padecen un complejo de inferioridad, porque tienen peores empleos o ganan menos dinero que quienes les acompañan, sea su mujer o alguno de sus amigos.

Afortunadamente, todos ellos pueden realizar una autoevaluación sobre su conducta y, si distinguen en su proceder actitudes propias de alguna de las clasificaciones anteriores, realizar alguna actividad que les ayude a ser mejores personas. Sin ir más lejos, el libro “Una nueva guía para una vida racional”, de Albert Ellis, es uno de los más aconsejables ante tales circunstancias.

En efecto, si estás dispuesto a ser sincero/a contigo mismo o con esos hombres que te rodean, estarás mucho más cerca de cambiar esas costumbres que nos hacen infelices a nosotros o a nuestros seres queridos. Desde ese momento, encontrarás todo tipo de ayuda en el camino.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 187 invitados conectado(s)