Red Purple Black

¿Cómo cambiar el color de tu coche de forma rápida y sencilla?

PDFImprimirE-mail

Si quieres darle una nueva vida a tu coche, por ejemplo modificando por completo su aspecto exterior, tienes que saber que una de las técnicas más utilizadas ahora mismo es la del car wrapping, que permite de un modo muy simple y veloz, obtener un estilo completamente diferente al original.

Los productos propios del car wrapping no causan ningún tipo de daño sobre tu vehículo, y además son los únicos que te aseguran que el resultado final se adaptará con precisión a lo que estabas buscando, tanto en cuanto al tono conseguido como a la textura que se logra.

Es importante aclarar, además, que se trata de un procedimiento que te permitirá cambiar tanto el color como la imagen de tu automóvil cuantas veces quieras hacerlo, así que puedes ir para adelante seguro de que, llegado el momento, tendrás la chance de revertir algún cambio si así lo deseas.

De hecho, el car wrapping es reversible, algo que no sucede con otros materiales o técnicas que se utilizan con frecuencia dentro de este sector, así que a lo económico de sus presupuestos, y la casi inmediata devolución de tu coche, tienes que sumarle el factor de un potencial arrepentimiento.

Otra cuestión interesante que debes tener en cuenta es que esta especie de vinilado, es altamente recomendable para aquellas personas que pretenden proteger la pintura original de sus vehículos de elementos externos como por ejemplo los rayos solares, el granizo, la tierra o la arena.

¿Y qué pasa si quiero obtener un estilo único, similar al de los modelos que vienen pintados en dos colores? En ese caso tienes la posibilidad de apostar por un vinilado que no afecte a la totalidad de tu automóvil, sino sólo a parte del mismo. Son muchos los propietarios que, en estos días, se decantan por alternativas como por ejemplo pintar el techo, la parrilla delantera o los espejos laterales. Varios de ellos también deciden aplicar un ahumado a los faros.

Ahora bien, vamos con algunas de las preguntas que habitualmente se hacen las personas que están averiguando sobre este proceso. En primer lugar, la mayoría de ellas quieren saber cuánto tiempo dura el vinilado. Pues bien, la duración promedio de una lámina que haya sido debidamente instalada y luego cuidada, es de aproximadamente unos tres años, un período más que prudencial si tienes planes específicos por los cuales pretendes modificar el aspecto de tu coche.

Además, eso te da el margen suficiente para saber si quieres volver a colocar la misma lámina, revertir el proceso definitivamente, probar con una lámina distinta, etc.

Por último, si quieres conocer cuál es la demora promedio para estos procesos, antes que nada tienes que saber que todo dependerá de qué es lo que quieras hacer, si pretendes un vinilado completo o parcial, si quieres un color u otro, etc. También de la demora del centro especializado. Entonces, es mejor que averigües antes de dejar tu automóvil.

Algo similar ocurre con el precio de este tratamiento, que dependerá de qué coche tengas, sus dimensiones, el tipo de lámina que quieras aplicarle, y demás.

Pero es esta capacidad de personalización la que ya ha convencido a muchísimos dueños de coches de darles un toque distintivo. Y tú, ¿qué estás esperando?

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 36 invitados conectado(s)