Incrementos de compras online en la actualidad

Imprimir

Miércoles, 20 de Mayo de 2020 09:50

El 53 % de la población utiliza Internet y mayormente lo hacen desde sus dispositivos móviles. Adicionalmente el 85 % de la anterior cifra pasan por lo menos 6 horas diarias conectadas. Por lo tanto, se concluye que la sociedad actual vive conectada a Internet. Por esta razón, todas las marcas deben adaptarse a comercializar en medios online para seguir generando ingresos.

Los compradores han impulsado el comercio online increíblemente ya que hace 3 años se alcanzó una venta global de 2.3 billones de dólares. Es decir, esto equivale al 10.2 % de ventas minoristas en total. Por supuesto, conforme pasa el tiempo, estos números van creciendo exponencialmente.

Ahora bien, se cree que debido al confinamiento por la COVID-10, la venta de cualquier tipo de artículos aumentará un 200 %. De hecho, el 35 % de los internautas ingresan a páginas web para compras como AliExpress México para adquirir cualquier tipo de productos.

En esta tienda de departamentos el 52 % de las compras que se efectúan online son de la categoría “ropa”. Un 43 % adquiere productos tecnológicos como Televisores LCD, LED, teléfonos inteligentes, relojes-móviles, entre otras cosas. Mientras que el 31 % son adquisiciones de belleza y cuidado personal como maquillaje, cremas, productos de baño, entre otras.

Por último, los artículos frescos como todo tipo de comidas son adquiridas mediante páginas oficiales web de la tienda física que ofrece servicios de e-commerce y envíos.

Todo el mundo teme al contagio por el coronavirus, lo que resulta en que toda la población se ha sometido a un confinamiento voluntario. Esta situación actual ha cambiado el comportamiento de las personas, por lo que muchos prefieren comprar en tiendas online antes que ir a las tiendas físicas.

Aunque todo el mundo se ha comportado de esta forma, este patrón de conducta es más visible en algunos países que en otros. Por ejemplo, el país que lidera la tasa de compra online es Vietnam con un incremento de un 57 %. Además, estudios revelan que de los 12 mercados analizados, en 11 los consumidores compran mediante la web.

Por otro lado, el país que le sigue a Vietnam con más consumos online es la India con un aumento del 55 %. A su vez, China con un 50 % de incremento, resulta ser el tercer país mayor consumidor online. Y en el cuarto puesto está Italia con un 31 % de ventas a través de estos medios en línea. Alemania ha aumentado el 12 % de consumo online, por lo que es uno de los países con menor tasa de compras por Internet.

México no es la excepción en el aumento de las ventas por Internet. De hecho, al comparar las estadísticas de este país con la de los anteriores, cambia ligeramente. Es decir, en lugar de aumentar la tasa de ventas de productos como tecnología, moda o artículos de belleza, los productos de primera necesidad son los que más tienen demanda en la tierra azteca.

Adicionalmente, productos de higiene personal, alimentos no perecederos, de limpieza, cubre bocas y otros, son los que más demanda han tenido. Es más, los artículos que son especialmente para el cuidado del hogar y lavandería presentaron el mayor incremento en la plataforma web con un aumento del 400 % en comparación a semanas anteriores después del comienzo de la cuarentena.

Posteriormente, le siguen productos de supermercado que se inflaron a un 120 % en el consumo. Y por último, aumentó un 114 % la compra de elementos farmacéuticos, como medicinas y cubre bocas.

Debido a que el consumo online ha aumentado tanto, puede verse afectados los Pymes para efectuar los pagos y envíos de los artículos. Por supuesto, grandes empresas como otras tiendas online y Aliexpress, están acostumbradas a manejar altos volúmenes de pedidos.

Por el contrario, las empresas medianas o pequeñas si se podrían ver en grandes aprietos ya que no suelen vender en altas cantidades. Sin embargo, muchas aseguran que cuentan con el dinero suficiente para optimizar los servicios de envíos y gestión de pagos. Por lo tanto, estarían dentro de la competencia de la venta de productos de primera necesidad.