¿Cómo se fabrica un piso de linóleo?

Imprimir

Jueves, 15 de Agosto de 2019 13:57

¿Has escuchado hablar alguna vez acerca de los pisos de linóleo? Pues bien, se trata de una alternativa que cada vez mayor cantidad de personas tienen en cuenta para sus viviendas, considerando que el plástico de vinilo que se usaba antes ha comenzado a quedar algo antiguo.

Cuando hablamos de este material, lo primero que debemos decir es que se trata de una solución natural, realizada a partir del uso de compuestos como el aceite de linaza, la resina de pino y otros de corte orgánico, gracias al cual no sólo se pueden instalar pisos sin gastar demasiado, sino además gozando de una muy buena impermeabilidad y gran vida útil.

Los pisos de este tipo también son fáciles de instalar con ayuda de un profesional, así que poco a poco su popularidad va aumentando mientras quienes lo eligen quedan conformes. Conoce más acerca de los pisos de linóleo en las siguientes líneas.

Producción del linóleo

Una de las principales diferencias que existen entre estos pisos y otros similares es el proceso por el que pasan las tiras antes de ser instaladas en el suelo, ya que si bien este material es conocido hace unos 150 años, no ha sido sino hasta estos tiempos en que el avance de la tecnología ha permitido trabajarlos para sacarles el máximo provecho.

Si bien los primeros pisos de linóleo se crearon en la década del ´60 del siglo XIX, el material fue ganando muy lentamente peso en la industria de la construcción por virtudes muy particulares como su importante resistencia y longevidad asegurada.

Sin embargo, la aparición en el mercado de otros pisos como la moqueta, el PVC y el parqué le dejó un poco en segundo plano, y fue recién en la última década del ´80 cuando, con el avance de las iniciativas de conservación del medio ambiente, el linóleo volvió con fuerza.

Este medioambiente y el linóleo volvió a ser una opción interesante y atractiva por tratarse de un producto natural y de buena calidad tiene la capacidad de adaptarse a diferentes espacios gracias a que resulta flexible y plegable, lo que puede ser muy útil en sitios donde la diferencia de temperatura es amplia, evitando resquebrajaduras u otros problemas.

Instalación de estos pisos

Es importante que el linóleo sea instalado sobre una superficie completamente plana, uniforme, para que de esa manera no aparezcan bultos, deformidades u otras cuestiones que más allá de no afectar la experiencia de uso del piso, sí opacarán su estética.

Por lo demás, se trata de un material que se puede colocar encima de pisos de concreto, sobre pisos de madera, e incluso encima de otros pisos de linóleo ya existentes por lo que, si sólo quieres reparar parte de los suelos de tu casa, tampoco deberías perderlo de vista.

Únicamente se desaconseja su instalación, de hecho, sobre pisos que tienen daños estructurales graves, aunque esto no es problema del linóleo en sí, sino que corremos el riesgo de dañar las nuevas instalaciones si no reparamos antes las previas.