Red Purple Black

¿Cómo saber cuándo cambiar la correa de distribución?

PDFImprimirE-mail

Para asegurarnos del buen funcionamiento de nuestro coche con el paso del tiempo, sabemos que resulta fundamental corroborar el estado en el que se encuentra cada una de las piezas del motor, y en caso de que sea necesario cambiar alguna de ellas, hacerlo.

Ahora bien, esta teoría que seguramente conocerá todo el mundo se encuentra con un problema en la práctica, y es ¿cuándo tengo que cambiar esos componentes? A menos que se hayan roto o hayan dejado de funcionar, saberlo no es tan sencillo.

En este caso en particular queremos enseñarte entonces las cuestiones que deberás tener en cuenta al momento de cambiar la correa de distribución, es decir, los aspectos que deberías considerar para proceder a sustituirla por una nueva o no.

Lo primero que tenemos que pensar es que la rotura de la correa de distribución es una de las averías más frecuentes que sufren los coches, y también una de las más costosas. Sucede que se trata de una pieza clave, ya que es la encargada de sincronizar el movimiento del cigüeñal y el árbol de levas. Y si falla, puede ocasiones inconvenientes peores.

Más allá de esto, debes saber que a veces la correa se rompe prácticamente sin haber dado señales de un mal funcionamiento. Y sin embargo, la normalidad es que si estamos atento, podemos llegar a obtener las señales necesarias antes de que sea demasiado tarde.

En la mayoría de los coches nuevos, podemos saber también cuándo hay que cambiar la correa de distribución revisando el libro de mantenimiento del vehículo, ya que cada uno de los fabricantes recomienda, conociendo sus productos, a partir de qué kilometraje puede ser necesario reemplazar la correa de distribución. Podemos encontrar recomendaciones desde los 50.000 hasta los 160.000 kilómetros, así que como lo ves esto es muy variable.

Un consejo que los especialistas suelen dar al respecto, es que aquellos conductores que se desplazan mayormente por entornos urbanos, deberían reducir el kilometraje recomendado por el fabricante en el manual del coche en un 20%. Esto tiene que ver con que la correa sigue funcionando también cuando nos detenemos en un semáforo, en la senda de peatones, etc.

Otra recomendación del sector es que aunque utilicemos el coche poco y nada, revisemos el estado de la correa de distribución cada aproximadamente cinco años. Más específicamente, tenemos que intentar encontrar detalles como muescas, grietas, decoloraciones, etc. Todos ellos hablan del desgaste, y si encontramos dos o más, puede ser el momento de cambiarla.

Cuando detectes que esta pieza está llegando al final de su vida útil, siempre debes recurrir a talleres mecánicos de cambio de correa en Ávila o en donde te encuentres, evitando intentar reemplazarla tú mismo, porque podrías provocar todo tipo de problemas en el coche.

Como puedes ver, si bien no todas las correas de distribución reciben el mismo tratamiento de acuerdo al tipo de conductores de los coches, la calidad de los productos utilizados y demás, existen algunas convenciones a las que les deberías prestar atención, para que no llegar demasiado tarde a tu próximo cambio de correa.

Encuesta

¿Le parece adecuado el salario de 3000 euros/mes (14 pagas) de la Alcaldesa de Béjar?



 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 44 invitados conectado(s)