CCOO recorre los tajos forestales para informar de su propuesta y pasar a ser personal de la Junta

Imprimir

Domingo, 01 de Septiembre de 2013 23:35

Nota de Prensa CCOO / La federación agroalimentaria de CCOO de Castilla y León, FEAGRA, continúa su ronda de visitas por los montes de la Comunidad, en las provincias de Burgos, Segovia y Valladolid, para informar en los tajos a los trabajadores y trabajadoras forestales, de la propuesta que elevamos a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, de forma directa al Consejero, Antonio Silván.

A medida que avanzamos en las visitas, comprobamos que las condiciones laborales y económicas son distintas de unas provincias con respecto a otras y como los módulos de trabajo no equilibran los trabajos ni las horas de retén.

Tampoco se ha puesto el remedio, para que no se  trabaje con temperaturas muy elevadas entre los 35 y 43 grados centígrados, los trabajadores/as siguen expuestos de forma alarmante a los golpes de calor, desfallecimientos, fatiga prolongada, etc.
En definitiva, pretenden que retrocedamos 20 años en nuestros derechos y en nuestras condiciones, pues desde Comisiones Obreras seguiremos defendiendo lo que se firmó en el Convenio Colectivo, seguiremos peleando para que estas situaciones cambien, no podemos permitir que sigan manteniendo los beneficios empresariales a costa de bajar los sueldos.

Desde Comisiones Obreras estamos satisfechos con nuestra tarea informativa, puesto que los trabajadores/as agradecen nuestra presencia, nuestra proximidad al puesto de trabajo y sobretodo coinciden en calificar como de acertada la propuesta.

Esperemos que la Junta cumpla su palabra, en septiembre nos sentemos, y podamos seguir defendiendo la propuesta de pasar a depender de forma directa de la Junta de Castilla y León, con más tiempo de trabajo, más estabilidad y menos abusos por las empresas privadas.
La propuesta, está sustentada principalmente en el ahorro económico de forma aproximada del 40% a las arcas regionales, que supondría prescindir de la utilización de las empresas privadas, eliminando -entre otros- su beneficio empresarial, que no redunda, en absoluto, en mejoras laborales, más bien lo contrario, a costa de los trabajadores/as amplían sus márgenes de beneficio, como decíamos anteriormente.