Red Purple Black

Otras...

Más sobre el plagio de Raúl Martín. Por Gabriel Cusac

PDFImprimirE-mail

Lunes, 13 de Enero de 2014 02:02

Investigación literaria de Gabriel Cusac / En la entrada anterior de este blog, donde destapaba el plagio de Raúl Martín sobre las “Viejas leyendas bejaranas” de Gabriel E. Rodríguez Bruno, decía: Viendo el percal, incluso considero bastante probable que el cronista bejarano no haya sido el único plagiado en esta obra. Ahora el diputado Manuel Ambrosio Sánchez confirma esta sospecha, revelando que Martín también ha sacado tajada de las “Leyendas salmantinas” de Antonio García Maceira.
Con el salto a la palestra política del asunto, el patio charro se ha revolucionado. Y, a raíz de la aparición de la noticia en el digital Tribuna, he tenido ocasión de comprobar que hay muchos comentaristas defensores de la inocencia de Raúl Martín. A ellos quisiera decirles que, en principio, mi denuncia no tiene ningún trasfondo de animosidad personal o de motivación política. Nada sabía de este personaje, y ni los tirios ni los troyanos me cuentan entre sus filas. Con honestidad, me limito a exponer un caso de plagio, y puedo asegurar que este plagio es descarado hasta el escándalo. A la mezquindad que supone el hecho de robar textos ajenos (un robo personalísimo, porque el dinero es anónimo; la creación literaria, no) se suma el fraude contra los lectores y contra el mismo editor, el Instituto de las Identidades. También, es cierto, contra cualquier contribuyente, dado el carácter público de esta entidad, dependiente de la diputación salmantina. No estamos hablando de pamplinas; la cuestión es gravísima.
Que no haya dudas. No hace falta ser un erudito ni un especialista en literatura para verificar el plagio. No se precisa ningún examen científico. Basta con saber leer y comparar los textos. Para todo aquel que quiera hacerlo, inserto esta tabla de equivalencias entre los relatos originales de Rodríguez Bruno y los plagiados por Raúl Martín:
Viejas leyendas bejaranas
Mitos, leyendas e historias…
La cueva de los encantados, p. 9 La cueva de los encantados, p. 163
La aguja, p. 19 La aguja del Nazareno, p. 29
Las campanas de la torre de San Juan, p. 25 Las campanas de la torre de San Juan, p. 43
El sastre de la calle Alojería, p. 35 El sastre de la calle Alojería, p. 71
La capa, p. 143 La capa de las ánimas, p. 75
La fuente del lobo, p. 59 La fuente del lobo, p. 201
El tesoro, p. 69 El regajo de los moros, p. 115
La calleja del Balazo, p. 81 La calleja del Balazo, p. 145
Doña Marianita, p. 89 Doña Marianita, p. 175
Existen incluso algunos indicios grotescos reveladores de que Raúl Martín ni se ha esforzado en la búsqueda de documentación comparativa ni ha realizado ese “trabajo de campo” (la base de toda investigación folclórica) que con frecuencia intenta justificar con la entradilla “Cuentan los más mayores del lugar…”. El siguiente es un ejemplo bastante claro.
Así comienza la leyenda “El tesoro” de Gabriel E, Rodríguez Bruno:
Los hechos que siempre más han llamado la atención y curiosidad de las gentes han sido los hallazgos de forma fortuita de tesoros que habían sido escondidos casi siempre por personas que se encontraban en circunstancias anormales, críticas o bien por haber sido mal adquiridos, impulsándoles a su ocultación estas particularidades, evitando así que cayeran en manos de enemigos, acreedores o de la justicia, para más tarde poder disfrutar de ellos.
Pero la mayoría de estas ocultaciones, por causas imprevistas o imponderables, no pudieron recuperarse por aquellos que lo ocultaron y quedaron sumidas en el olvido, la ignorancia y desconocimiento de su existencia.

Así comienza la leyenda “El Regajo de los Moros” de Raúl Martín:
Los hechos que siempre más han llamado la atención y curiosidad de las gentes han sido los hallazgos de forma fortuita de tesoros que habían sido escondidos, casi siempre por personas que se encontraban en circunstancias anormales, críticas o bien por haber sido mal adquiridos. Pero la mayoría de estas ocultaciones, por causas imprevistas, no pudieron recuperarse y quedaron sumidas en el olvido, la ignorancia y el desconocimiento de su existencia.
Casi, casi, han leído lo mismo dos veces, ¿verdad? Aquí el plagiario apenas se ha esforzado en el engaño, razón por la que, muy posiblemente, decide despistar o disimular un poquito cambiando el título del relato original, evitando de paso la futurible coincidencia literal que podrían localizar los buscadores internáuticos. Pero lo gracioso viene ahora.
Sigue contando Rodríguez Bruno:
En Béjar, estos hechos han ocurrido en varias ocasiones al correr de los tiempos y lo que la leyenda nos ha dejado constancia, ha sido el gran número de monedas árabes descubiertas en el “Regajo de los Moros” cuando, se ejecutaron en el ya lejano pasado, algunas obras o excavaciones de tierras, ya que el Regajo era antes de hacer las carreteras de Salamanca y más tarde la del Castañar, una gran pradera que llegaba hasta las huertas que aún existen al mediodía de la población.

Quien fuera Cronista Oficial de Béjar hace esta mención, meramente circunstancial, como marco introductorio al tema. Sin embargo, el tesoro de la leyenda se esconde en un hueco entre las piedras de la muralla  –que se ha demostrado cristiana, por cierto-, bien separada de El Regajo por el Valle de las Huertas. Raúl Martín también transcribe con ligeras modificaciones este último párrafo, pero su plagio es tan veloz –o célere, adjetivo que gusta particularmente al copista- que acaba asociando el Regajo con la muralla, como si fueran anejos, y acaba su narración con esta frase: “Desde entonces, el tesoro del Regajo de los Moros espera a quien sepa dar con la piedra correcta que esconde la caja de madera con las joyas del confiado sefardí”. Y ¡paf!, ya está, le surge el título como una revelación: “El Regajo de los Moros”.
¡Ay, Raúl! Como dicen los más mayores del lugar: esto es para mear y no echar gota.
 

Según UGT el 48% de los desempleados en CyL no reciben ningún tipo de prestación

PDFImprimirE-mail

Viernes, 10 de Enero de 2014 12:05

M.R. / El año 2013 cierra con 235.919 parados registrados en Castilla y León, según los datos publicados  por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE). Esta cifra supone un descenso de 2.888 personas con respecto a noviembre y, en términos interanuales, implica una bajada del 0,56%, es decir, 1.340 parados registrados menos que en el mes de diciembre de 2012.

Ante estas cifras desde el sindicato UGT "valora de forma positiva las mejores cifras publicadas en términos del registro de personas desempleadas" se muestran convencidos que este descenso del paro "va de la mano de la precarización del empleo: la elevada temporalidad y rotación de las contrataciones impide que se consolide la ocupación".

Pero el sindicato de lo que realmente se muestra alarmado es de que "crece la contratación temporal y a tiempo parcial, el 93% de las contrataciones el pasado año en Castilla y León, mientras que cae la contratación indefinida y disminuye la cobertura por desempleo que se sitúa en la región en el 48% con el consiguiente aumento de las desigualdades y del riesgo de pobreza".

 
 

La Diputación realiza una polémica recomendación: No hacer las rutas de la Sierra de Francia en días de caza

PDFImprimirE-mail

Jueves, 09 de Enero de 2014 01:09

Miguel Rodero / Más de 57.000 personas han apoyado hasta ahora la petición que el grupo Senderismo por España ha realizado a través del portal Change.org al Ministro de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, para que la nueva Ley de Montes que está preparando el Gobierno no prohíba a senderistas, ciclistas, trail runners y otros deportistas outdoor transitar por caminos públicos mientras se realizan cacerías, tal y como adelantó el diario El País hace unos días.

Esta polémica situación se suma a las declaraciones de la Diputación de Salamanca que “recomienda” no realizar las rutas de Arte en la Naturaleza repartidas por la Sierra de Francia con motivo de la actual temporada de caza en cotos cercanos a las sendas turísticas donde se realizan las rutas.

De esta forma entre Ministerio de Medio Ambiente y Diputación continúan sembrando discordia entre colectivos tradicionalmente enfrentados por la utilización de los caminos públicos, cuando la Constitución española en su articulo 45 expone de forma contundente que:

  1. Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo.

  2. Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva.

Por lo tanto lo que cabría esperar, tanto del Ministro como de Diputación, es que dejen de buscar medidas salomónicas que solo benefician a una parte en detrimento de la mayoría de actividades compatibles con el medio natural, y comiencen a desarrollar un Plan serio que permita utilizar de una manera compartida y segura los montes y caminos públicos.

Puede visitar o firmar la campaña lanzada en change.org pinchando aquí.

 
 

Reacciones políticas y sindicales a los datos de desempleo en Castilla y León

PDFImprimirE-mail

Martes, 07 de Enero de 2014 01:10

M.R. / Ante la publicación de las cifras de desempleo y las declaraciones del Partido Popular asegurando que estos datos “son una nueva esperanza” y confirman que “la política del Gobierno de Rajoy es la correcta”, recopilamos y publicamos las reacciones de los grupos políticos y sindicatos a nivel comunitario que se han facilitado a este medio de comunicación.

  • El secretario de Política Económica del PSOE CyL, Julio López, considera insuficiente la caída del paro registrado en la Comunidad durante el año 2013. El descenso es muy inferior al descenso nacional ya que mientras que la Comunidad se ha reducido en 1.340 el número de desempleados (0,56%), en España ha bajado en 147.385 (3,04%). En este sentido, López subraya que sólo uno de cada cien parados menos en España corresponde a nuestra Comunidad. A ello se suma la precariedad del poco empleo que se contrata. En todo el pasado año, sólo siete de cada cien  contratos en Castilla y León son indefinidos, sostiene el  dirigente socialista. Por otra parte, asegura que aunque el número de parados  desciende en 1.340, el de afiliados a la Seguridad Social lo  hace en 14.757.
  • Desde Izquierda Unida  Salamanca señalan que “al espejismo de la bajada del número de parados hay que confrontar la bajada en la afiliación a la Seguridad Social”. 1696 personas menos están dadas de alta en la Seguridad Social, lo cual, a juicio del Coordinador Provincial de IU, Domingo Benito, “es la muestra más palpable de que la situación va a peor”. En este sentido, ha indicado que “la caída del número de parados no implica creación de empleo sino desesperación y exilio. Hay personas que se marchan de la provincia y del país, al igual hay otras que deciden no figurar en las listas de parados por perder las prestaciones o por no recibir ninguna oferta”. “No es ninguna coincidencia” indica Domingo Benito “la correlación entre los datos de actividad laboral y los de despoblación”. Para el Coordinador Provincial “ambos nos indican lo mismo: Salamanca sigue despoblándose y se marchan especialmente los jóvenes, abandonados a su suerte en esta provincia y sin un futuro aparente”.
  • Unión Progreso y Democracia en Castilla y León muestra su satisfacción por los 1.340 parados menos en la región, pero recuerda que las cifras publicadas hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ponen de manifiesto una tendencia negativa que contradice el discurso de ‘recuperación económica’ del Gobierno regional. La formación magenta recuerda que el descenso del desempleo en términos interanuales es mucho menor que la media nacional (0,56 puntos frente a los 3,04 del conjunto del estado) y señala que la pérdida de afiliados a la Seguridad Social en la región triplica las cifras nacionales (0,52% frente a los 1,73%). Del mismo modo, la pérdida de dos trabajadores autónomos al día y el cierre de 714 negocios en la región evidencian las dificultades estructurales para implantar el autoempleo en Castilla y León.
  • Desde el Colectivo Ciudadanos del Reino de León manifiestan que el número de parados ha disminuido en el País Leonés en 1.172 personas en el último año, pero hemos de tener en cuenta que en el mismo periodo de tiempo hemos perdido 13.057 habitantes entre las tres provincias leonesas, por lo que puede deducirse que no sólo no ha habido una reducción real del desempleo, sino que los datos ofrecidos por el Gobierno, aparentemente positivos, obedecen simplemente a la despoblación de la Región Leonesa y no a la creación de empleo. A ello habría que sumar que para la caída del desempleo cuentan muchos ciudadanos que están haciendo cursos del paro y son considerados como no inscritos en dicho periodo, lo que falsea los datos.
  • CCOO Castilla y León valora el descenso del paro registrado en el mes de diciembre porque detrás de estas cifras hay personas que han encontrado empleo, pero advierte que, tras este dato positivo, hay otros que ofrecen una realidad no tan optimista como la precarización en el empleo: los contratos que han crecido en diciembre son exclusivamente los temporales, mientras que los indefinidos disminuyen un 10,87% respecto al mes anterior. Además CCOO insiste en que no parece del todo creíble que, si hay 2.888 parados menos en Castilla y León, tan sólo se hayan registrado 82 personas más inscritas en la Seguridad Social.
  • UGT Castilla y León valora de forma positiva las cifras publicadas en términos del registro de personas desempleadas pero advierte que los datos de afiliación a la Seguridad Social -14.756 afiliados menos en 2013 en Castilla y León (-1,73%)- indican que en este último año se ha seguido destruyendo empleo. El sindicato subraya que el descenso del paro va de la mano de la precarización del empleo y la elevada temporalidad, un empeoramiento de la calidad en el trabajo que se produce tanto en el empleo mantenido como en las nuevas contrataciones. Crece la contratación temporal y a tiempo parcial, el 93% de las contrataciones el pasado año en Castilla y León, mientras que cae la contratación indefinida y disminuye la cobertura por desempleo que se sitúa en la región en el 48% con el consiguiente aumento de las desigualdades y del riesgo de pobreza.
 
 

Gabriel Cusac destapa el plagio de Raúl Martín en “Mitos, leyendas e historias prodigiosas de la tradición salmantina”

PDFImprimirE-mail

Lunes, 06 de Enero de 2014 01:50

Una investigación literaria de Gabriel Cusac / Lean estos párrafos: “De este ambiente sombrío, melancólico y de maleficio de la corte, se contagió el pueblo español y el de Béjar no fue una excepción, contándose que por aquellos tiempos, una vez anochecido y tras el toque de oración, las gentes se recogían apresuradamente en sus viviendas, aposentándose toda la familia junta en la habitación más recóndita, después de haber comprobado el seguro cierre de puertas y ventanas, pues se decía, que brujas y demonios en cuánto se hacía de noche, pululaban por calles y plazas.
Bien entrado el mes de octubre de aquel fatídico año ocurrió en la villa de Béjar un hecho extraño y desacostumbrado que vino a crear un mayor clima, no de miedo, sino de espanto y terror en sus habitantes. A las doce de la noche, las campanas de la torre de la iglesia de San Juan comenzaban a tocar a muerto; sus tañidos eran más lúgubres, más fúnebres y más prolongados que los acostumbrados para estas ocasiones, y al amanecer cesaba este macabro concierto”.

El texto anterior está extractado del relato Las campanas de la torre de San Juan, incluido en el volumen “Viejas leyendas bejaranas” de Gabriel Eduardo Rodríguez Bruno (Edición de autor, Béjar, 2005). Ahora comparen:
“Cuenta la leyenda que a finales del año 1700 el pueblo bejarano se contagió de aquel ambiente sombrío, melancólico y de maleficio de la corte. Tras el toque de oración, las gentes se recogían apresuradamente en sus viviendas, aposentándose toda la familia junta en la habitación más recóndita después de haber comprobado el seguro cierre de puertas y ventanas. Y es que se decía que brujas y demonios pululaban por calles y plazas al caer momentáneamente el trono del astro rey.
Llegado el mes de octubre un extraño hecho vino a caldear un clima ya no de miedo, sino de espanto y terror. A las doce de la noche, las campanas de la torre de la iglesia de San Juan comenzaban a tocar a muerto, los tañidos más lúgubres y fúnebres que se recuerdan. ¿Cómo era posible, si el templo estaba ya cerrado desde hacía varios meses y las llaves sólo las tenía el párroco? Por si fuera poco, no era un sonido cualquiera, el macabro concierto se prolongaba durante toda la noche y no cesaba hasta el amanecer”.

Este segundo texto pertenece al relato homónimo incluido en el volumen “Mitos, leyendas e historias prodigiosas de la tradición salmantina”, del periodista y escritor Raúl Martín, publicado por el Instituto de las Identidades cinco años más tarde, o sea, en 2010. Concretamente en octubre, algunos meses después del fallecimiento de Rodríguez Bruno.
Si Raúl Martín se hubiera limitado a copiar unas cuantas líneas de quien fuera Cronista Oficial de Béjar, el asunto podría quedar en un mero desliz. Pero Martín fusila de cabo a rabo Las campanas de Rodríguez Bruno. Lo hace además burdamente, recurriendo a leves variaciones léxicas y sintácticas, resumiendo de vez en vez el texto original y cambiando la secuencia de las frases. Con  pragmatismo de copista profesional, sin molestarse en elaborar un lenguaje narrativo propio,  el “escritor” Raúl Martín ahorra tiempo y trabajo sin alcanzar el plagio palabra por palabra, es decir, el plagio absolutamente literal. Aunque, a la vez, por la misma causa, por no haberse esforzado siquiera en la construcción de la impostura, el plagio se confiesa evidente.
Pero lo que ya resulta asombroso es la dimensión del engaño. Porque la maniobra se repite no solo con Las campanas de la torre de San Juan, sino también con La cueva de los Encantados, La capa, El sastre de la calle Alojería… Hasta nueve de los once relatos de las “Viejas leyendas bejaranas” son plagiados torpemente  por Raúl Martín. Es decir, casi la práctica totalidad del libro de Rodríguez Bruno queda fusilada en “Mitos, leyendas e historias prodigiosas de la tradición salmantina”.
He podido ver una entrevista en la cual, ante las cámaras de un canal salmantino, Raúl Martín es presentado como el paciente folclorista que, en un arduo  trabajo de campo, recorre los pueblos exhumando tradiciones orales a punto de desaparecer. Él mismo intenta publicitar esta imagen en la introducción de la obra: la de rescatador de tradiciones. ¡Qué muchacho más esforzado! Pero el buen folclorista cita sus fuentes, de modo inexcusable si éstas son escritas. El buen folclorista incluye en su estudio la bibliografía consultada. El buen folclorista, si antologiza, referencia debidamente cada pieza antologizada. El buen folclorista, si transcribe textos ajenos, los entrecomilla, citando autor y obra; no los disfraza como propios. El buen folclorista puede ser un recopilador, nunca un plagiario. Pero Raúl Martín se cuida mucho de nombrar a Gabriel E. Rodríguez Bruno y de incluir la correspondiente reseña bibliográfica. Claro, se descubriría el pastel. Viendo el percal, incluso considero bastante probable que el cronista bejarano no haya sido el único plagiado en esta obra.
Para remate, el libro de Raúl Martín (este “buen folclorista”) sale a la calle con el prestigioso sello del Instituto de las Identidades, con presentación del Diputado de Cultura. Lo coherente sería retirar de la circulación  cuanto antes “Mitos, leyendas e historias prodigiosas de la tradición salmantina” (la verdadera historia prodigiosa es que este asunto no haya visto la luz hasta hoy). Por respeto a Rodríguez Bruno, a la Diputación, a los lectores.
 
 

Página 142 de 154

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 77 invitados conectado(s)