La Policía Local de Béjar se convierte en chofer de Alejo Riñones

Imprimir

Miércoles, 05 de Junio de 2013 23:24

Miguel Rodero / Retraernos en el tiempo festejando el Corpus, engalanar la ciudad de Béjar como en los mejores años del fascismo y convertir a los curas en los protagonistas de un estado aconfesional han debido de producir algún efecto de enajenación mental sobre Alejo Riñones y la Policía Local, uno creyéndose ser el duque de la ciudad y otros sus fieles escuderos.

De no ser así no me explico los motivos para que el Alcalde (y compañía) se desplace por la ciudad en coche patrulla, y que el policía local convertido en chofer le abra la puerta al Alcalde (y compañía) para acceder al vehículo.

Supongo que ahora, como ya sucediese en una ocasión anterior, algunos policías locales se ofenderán por retratar su trabajo, pero con quien se tenían que ofender es con quien les convierte en siervos y no quien da a conocer esta bochornosa actitud.

Los recursos municipales y los impuestos de los ciudadanos no se pueden utilizar para uso y disfrute del Alcalde y sus concejales, y por tanto la policía no debe estar para realizar tareas de chofer para el Alcalde (y compañía).

Si los hombres de  musgo volvieran a bajar de La Centena para reconquistar Béjar serían ellos y no los musulmanes los que, como dice la leyenda, gritaran “traición, traición”, al ver como la ciudad se han convertido en el reducto de la sinrazón, y donde suceden cosas que nos escandalizan incluso cuando las vemos en películas que retratan el siglo XIX.

Enlace original: http://miguelrodero.wordpress.com/2013/06/04/la-policia-local-de-bejar-se-convierte-en-chofer-de-alejo-rinones/