Apuesta por la desobediencia civil, la rebelión y la búsqueda de la justicia social

Imprimir

Domingo, 12 de Agosto de 2012 13:25

 

En una de las últimas manifestaciones que acudí en la ciudad de Béjar el grupo con el que caminaba coreamos una consigna que cada vez es más real y que decía “se va a acabar la paz social”.

Miguel Rodero

Los jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), con su mediática incursión en un par de supermercados, nos han recordado que en España se están pasando situaciones de necesidad, y que si trasladamos la situación a un ámbito localista como puede ser Béjar nos daríamos cuenta que:

Y todo ello agravado por quienes permiten que durante el mes de agosto el único comedor social de Béjar este cerrado por vacaciones, por quienes toleran con su inmovilismo político los denominados recortes contra el déficit, que más bien son recortes contra la clase obrera.

Béjar no es el garbanzo negro de España, donde según datos de Caritas del año 2011 residen doce millones y medio de pobres, de ellos al menos dos millones y medio son menores.

Ante esta masacre cotidiana un grupo de jornaleros andaluces invita a la reflexión con un gesto simbólico en base a un concepto tan ambiguo como es la justicia social, y como no; la derecha mediática, la falsa izquierda, confederaciones empresariales y por supuesto todos los que han alimentado que esta situación se produzca, tildan el acto con duras criticas que nunca oí mencionar ante los datos que antes he ofrecido, o ante los desmanes que se orquestan desde Mercadona (asunto que me dará para escribir otro día).

Esta situación no puede dejarnos inmóviles y la reacción se tiene que efectuar a todos los niveles, y por ello yo apoyo pública y políticamente a los jornaleros del SAT y a cualquier otro colectivo que ponga en evidencia la privación de derechos fundamentales de las personas y trabaje para garantizarlos.

Y hoy voy a ir más lejos,Izquierda Unida, coalición a la que pertenezco, acordó en su último Consejo Político Federal adentrarse en la vía de la desobediencia civil, y mientras los políticos que nos rodean no cambien sus acciones esa línea será la que adoptaré siendo muy consciente de las diferentes repercusiones que puede tener.

La paz social está llegando a su fin, y cualquier punto de España puede sufrir las consecuencias, la comarca de Béjar también.

Fuente: http://miguelrodero.wordpress.com/ Twitter: @miguel_rodero