Red Purple Black

Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Las ratas, al menos en Béjar, no tienen color político

PDFImprimirE-mail

Martes, 29 de Octubre de 2013 03:20

El debate político en Béjar está bajo mínimos aunque el ambiente está muy crispado, y eso se traduce en maximizar los problemas de vecindad buscando reacciones desproporcionadas a cuestiones, que aunque no sean menores, no generan la problemática que se les intenta atribuir.

Miguel Rodero / Que en Béjar se vean ratas por las calles no es una circunstancia anómala aunque tampoco es frecuente, ya que en la era de los móviles y las cámaras digitales ¿cuántos vídeos de ratas paseándose por Béjar se pueden mostrar del último mes?

Evidentemente sería deseable no tener contacto con estos roedores, y entiendo y comparto la indignación de los vecinos que se crucen con estos animales, pero el problema no se debe magnificar, ni perseguir el pánico social con ello.

En el año 2009, los vecinos de la Travesía del Rollo (un céntrico recodo entre las calles Mayor y Veintiocho de Septiembre) denunciaron públicamente en los medios de comunicación la presencia de ratas, y por aquel entonces nadie que yo recuerde pidió la dimisión por ello de ningún concejal (y ese en concreto si fue un problema de salubridad bastante serio). Las antiguas piscinas municipales de Los Praos han visto desde su demolición parcial diferente colores políticos en el consistorio, y yo al menos no tengo un estudio que atestigüe que las ratas están proliferando en mayor medida desde que Pedro Manuel Esteban es concejal de Medio Ambiente.

Evidentemente lo dicho no exime a Pedro Manuel Esteban de la responsabilidad de su concejalía en este asunto, y debe de esforzarse mucho más para solventar este problema, pero tampoco es una circunstancia por la cual se pueda pedir uno de los máximos castigos a un cargo público, su dimisión.

Y resumo mis palabras para que después nadie extraiga extrañas conclusiones: Creo que es insalubre que convivan las ratas y las personas pero no creo que el problema en Béjar sea mayúsculo. Considero que desde la concejalía de Medio Ambiente tienen que solventar el problema, aunque no me parece una causa justificada para pedir la dimisión de nadie. En la ciudad de Béjar, por su orografía y el estado de abandono de muchos solares públicos y privados, se ven ratas, pero ello no supone una plaga.

P.D. Al margen del alegato anterior, yo continúo pidiendo la dimisión de Pedro Manuel (y la pediré mientras no se disculpe) por llamar "patética minoría" a los votantes de Izquierda Unida en sesión plenaria, e igualmente pido la dimisión de Pedro Manuel (y la pediré mientras no se solvente el problema) por la pasividad institucional adoptadas ante los reiterados vertidos contaminantes al Río Cuerpo de Hombre.

 

En Béjar es el momento de la unidad sindical en defensa del hospital comarcal

PDFImprimirE-mail

Lunes, 28 de Octubre de 2013 05:42

Miguel Rodero / La manifestación celebrada en Béjar el pasado día 24, en conjunto con el resto de movilizaciones a nivel nacional, fue un autentico éxito de participación ciudadana y un ejemplo más de que la sociedad aún no está subyugada. Además en el ámbito local esta jornada de lucha ratifica noticias positivas para Béjar, ya que por encima de todo se ha consolidado el trabajo común de los sindicatos con representación en la comarca.

Con muchas diferencias, y con mucha prudencia, los contactos entre CCOO, UGT y CGT se están normalizando; El 22 de mayo de 2012 fue la primera convocatoria conjunta que unificaba todas las fuerzas sindicales con presencia en la ciudad, reuniendo a 2.000 ciudadanos bajo el  lema “por una educación pública de calidad y en igualdad”. El 1º de mayo de 2013 todos marcharon en columna, y aunque sin consensuar el manifiesto final y realizando una doble lectura, se inició y finalizó la marcha en bloque congregando unas 700 personas, lo cual supuso el 1º de mayo más multitudinario de la última década. El 9 de mayo, con motivo de una huelga educativa, los tres sindicatos convocaron una vez más de forma conjunta a la ciudadanía, y por último el pasado 24 de octubre se pudo ver otra nueva convocatoria conjunta “contra la ley Wert” en la cual se lograba, a pesar del mal tiempo, otro éxito de participación ciudadana.

A la vista queda que en materia educativa han logrado consensuar una postura de lucha conjunta y que la ciudadanía respalda esta negociación, pero se necesitan nuevos pasos, y ahora es el momento de que CCOO, UGT y CGT como interlocutores sociales validos que son, recojan el testigo en materia sanitaria que les están ofreciendo implícitamente la Plataforma por la Sanidad en Béjar, quienes recientemente han pedido apoyo para realizar un giro de tuerca en la que posiblemente sea la reivindicación más importante de carácter comarcal: Evitar más recortes en el hospital de Béjar.

Es el momento de olvidar las diferencias insalvables, es la hora de fijar nexos de unión en asuntos transcendentales. La sociedad bejarana reclama unidad ante el despropósito sanitario que se está perpetrando en la comarca, tiempo tendremos más tarde de volver a arrearnos con los banderines.

 
 

¿Quién dijo que las movilizaciones ciudadanas no sirven para nada?

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 21 de Agosto de 2013 01:08

Miguel Rodero / A la fuerza en el poder siempre le gusta desprestigiar los resultados de las movilizaciones ciudadanas, ya que despreciándolas y restándole importancia los ciudadanos se plantean la necesidad de acudir a ellas, mermando así la efectividad de la misma.

No obstante en algunas ocasiones el tiempo pone de manifiesto de una forma tajante el valor de la presión popular, y el pregón de fiestas en Béjar es el mejor ejemplo que podemos analizar.

Recordarán que el año pasado el Ayuntamiento de Béjar decidió “secuestrar” el pregón y recluirlo en el Teatro Cervantes, ante esta circunstancia y mediante convocatoria de Izquierda Unida se manifestaron en la puerta más de 400 personas que abuchearon, pitaron y silbaron a los políticos asistentes hasta la saciedad. Tras la exitosa concentración la prensa institucionalizada criticó a los manifestantes, los insultaron e incluso cuestionaron la legalidad de dicha concentración, pero el verdadero efecto, el que ya no querían que recordáramos es que el Ayuntamiento de Béjar este año volverá a realizar el pregón de fiestas desde el balcón del edificio consistorial, donde se realizaba habitualmente.

Este pequeño ejemplo pone en valor la presión que los ciudadanos pueden ejercer sobre quienes gobiernan, y más allá del logro (en este caso se reivindicaba simplemente un asunto de forma), lo importante es ser consciente de que movilizarse si es útil, efectivo y tiene sus frutos.

 
 

Los vecinos de la Plaza Mayor al límite por la situación de Víctor Gorzo y la pasividad de las autoridades

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 31 de Julio de 2013 01:33

Miguel Rodero / Las redes sociales con presencia en Béjar arden con mensajes como el siguiente Si tenéis que pasar obligatoriamente por Víctor Gorzo ir con mil ojos. Los h.p. tiran un carricoche de bebe a los coches y luego dicen que iba el niño montado” o “Cuidado a los que pasáis con los coches, lo último que les han enseñado a los niños es que se tiren a los retrovisores para así decir que los as atropellado”.

Más allá de si estas afirmaciones suceden todos los días, son actos puntuales o pasan al baúl de las leyendas urbanas, lo cierto es que la zona colindante a Víctor Gorzo se está convirtiendo en un gueto que atemoriza a vecinos, que para entrar y salir de sus casas aseguran sentir miedo. Un miedo recrudecido por el aumento de actos violentos, robos, vandalismo, insultos y amenazas que se está viviendo en esta determinada zona de la ciudad textil.

Tal y como puede conocer este medio, un grupo de vecinos estarían manteniendo conversaciones para atajar esta situación ante lo que ellos consideran “pasividad de las autoridades”, y si bien no nos trasmiten que utilicen la violencia como herramienta, dicen claramente estar “al límite de lo que podemos soportar”. Un sentimiento que se ha profundizado tras la última paliza que propinaron a una mujer mientras trabajaba en un establecimiento comercial de la zona.

La indignación ciudadana va en aumento, y así los vecinos manifiestan en foros que esta situación supone “Una vergüenza que nadie haga nada y los que vivimos en Víctor Gorzo nos tragamos toda esta mierda. Invito a la señora juez que lleva el caso que venga a vivir unos días a mi casa para que vea en las condiciones que vivimos”.

 
 

Reflexión tras el "cierre" de un punto de venta de droga en Béjar

PDFImprimirE-mail

Viernes, 12 de Julio de 2013 01:39

Miguel Rodero / Recientemente hemos podido tener noticias de un ajuste de cuentas en Béjar en un conocido punto de venta de estupefacientes en la calle Obispo Zarranz. Y es que no somos pocos los que nos preguntamos ¿cómo es posible que durante años se venda droga en una casa de Béjar, sea conocido por todos, y la policía solo actúe (o le dejen actuar) cuando se realiza un ajuste de cuentas?

Es al menos cuestionable, y esto sin querer pensar mal, que alguien no está desempeñando muy correctamente su trabajo, ¿o era yo el único que conocía el “mecanismo de la cestilla” que se utilizaba para dispensar droga desde el inmueble?

Me gustaría que el próximo día que multen a un ciudadano en Béjar con una sanción mínima de 300 euros en base al artículo 25.1 de la Ley Orgánica 1/92 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana (consumir o portar estupefacientes), el comisario, juez o quien corresponda se informe de donde ha adquirido dicha sustancia, y que entonces actúen con el mismo rigor policial y judicial sobre quienes se lucran de vender indiscriminadamente sustancias ilegales. O tal vez quieran continuar permitiendo que Béjar se convierta en una ciudad donde los ajustes de cuentas sean la forma de cerrar negocios perniciosos.

 
 

Página 9 de 14

Encuesta

Valore las Fiestas de Béjar





 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 106 invitados conectado(s)