Red Purple Black

Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

¿Acierta el Ayuntamiento aplazando la XII Matanza Típica Bejarana?

PDFImprimirE-mail

Jueves, 12 de Marzo de 2020 02:20

 

 

Miguel Rodero | El Ayuntamiento de Béjar decidía durante el día de ayer aplazar la XII Matanza Típica Bejarana como medida de prevención ante el coronavirus. Una medida de este calado -no por la importancia vital de la actividad sino por el contexto en que se produce el aplazamiento- ha suscitado, como era de suponer, todo tipo de opiniones entre la población bejarana.

La pregunta sería entonces ¿el aplazamiento es acertado o no?

No soy epidemiólogo (es más he tenido que buscar en Google como se escribe), pero basta con escuchar las noticias para anotar en un solo minuto la cascada de actividades culturales, lúdicas y deportivas que el coronavirus está suspendiendo o aplazando por todo el país. La propia Consejería de Sanidad insta a cancelar eventos como la Semana Santa. Las Diputaciones están anulando juegos escolares o excursiones infantiles, y así podríamos nombrar un sinfín de comunicados que nos piden prudencia y cautela.

Puede que todos y todas estemos en un estado de tensión que nos hace ver cada movimiento con extrema delicadeza, y por eso mismo era necesario un pronunciamiento del Ayuntamiento que, aunque simbólico, hace ver que están preocupados por la situación.

Creamos que vamos a morir todos, que esto es un plan de los gobiernos para acabar con los pensionistas o que el coronavirus es como la gripe pero con más titulares, lo cierto es que la prudencia en estos casos es buena aliada.

La medida nunca sabremos si es positiva para frenar la expansión del virus, pero lo que ya es una realidad es que no es negativa.

 

 

 

¿Debe dimitir un concejal tras un positivo en alcoholemia?

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 29 de Enero de 2020 01:53

Miguel Rodero | El caso del concejal del PSOE que ha dado positivo en un control de alcoholemia, y las posteriores peticiones de explicaciones así como el debate público, trae a colación hasta qué punto es exigible ejemplaridad a los políticos.

Desde bejarnoticias.es hacemos un ejercicio de argumentación para que ustedes puedan valorar.

SI debe dimitir

  • Tratándose de un político con responsabilidades debe tener un plus de ejemplaridad, más tratándose del asunto del alcohol al volante.
  • Si un cargo público es el primero en saltarse la ley, apañados vamos. Los ciudadanos tenemos derecho a ser representados por personas a las que no se les salgan los colores.
  • El alcohol al volante es una cosa seria. Estamos hablando de un problema social de trágicas implicaciones. Así, aunque el político marcara unos niveles mínimos de intoxicación etílica, sería intolerable que siguiera en el cargo.
  • Por último, conducir borracho denota una grave falta de auto-control, con el agravante que pone en riesgo vidas ajenas en la carretera.

NO debe dimitir

  • Todos podemos tener un mal día. Y no es lo mismo “caer” en un control por pasarse un mínimo de los porcentajes permisibles, que multiplicar varias veces la tasa de alcoholemía tras haber protagonizado un comportamiento temerario al volante. Lo segundo es un delito penal, lo primero una sanción administrativa. Si admitimos el principio general de “dimisión por positivo”, así, sin discriminar los contextos, legalmente también podría reclamarse una dimisión por circular unos kilómetros hora por encima de lo permitido o por aparcar indebidamente. Dependerá por tanto de las circunstancias.
  • Por otra parte, ¿despedirían a un buen trabajador porque, fuera del horario de trabajo, en su esfera particular de ocio, conduciera borracho?
  • Además siempre que su actuación no rebase unos “mínimos” éticos ¿hasta qué punto debemos juzgar su validez profesional como servidor público por su conducta estrictamente privada?
  • También es importante señalar la diferencia entre cargos. No es lo mismo la portavocía de la Junta de Castilla y León que la concejalía de cultura de un municipio que paga apenas dietas por asistencia al pleno a sus corporativos.
 
 

La crispación política en Béjar alcanza el nivel 10 de la escala "Sálvame"

PDFImprimirE-mail

Sábado, 24 de Agosto de 2019 03:39

Una opinión de Miguel Rodero

En el año 2018 era la primera vez que el barómetro del CIS pregunta por la crispación y tensión instalada en la vida política. Y ya en esos tiempos, más tranquilos que ahora, el 91% de los españoles consideran que había bastante o mucha crispación, y curiosamente la mitad de ese grupo atribuye a los partidos políticos la responsabilidad principal sobre ese clima de dificultad.

No voy a extrapolar datos de nivel nacional a nivel local, pero no descubro la pólvora al asegurar que esos porcentajes no se alejarán mucho del sentir de los votantes bejaranos, es más la crispación en Béjar está a nivel 10 en la escala “Sálvame”.

Llegados a este punto la pregunta sería ¿a quién beneficia la crispación?. Pues supongo que todos pensarán que a ellos mismos.

El Partido Popular en su posición de reafirmarse como el partido ganador de las pasadas elecciones. El PSOE para subrayar que son el partido de Gobierno. Ciudadanos para mantenerse en ese papel de concesor (si me permiten la palabra que dudo esté en algún diccionario) y TAB en su necesidad de matizar que ellos son parte de la oposición.

Como ven ecuación compleja para despejar la “x” , y por ello formulo otra cuestión más adecuada: ¿Cómo devolver la dignidad y el respeto a las palabras? Pues como decía Eugenio Trías “¡Cultura, cultura y cultura, y educación por parte de todos! De gobierno y oposición. Porque la materia pendiente es el sector educativo y cultural”.

Demuestrenos amigos políticos que no tienen necesidad de utilizar unlenguaje político limitado, pobre, torpe y repetitivo. Que pueden argumentar sin mentar madres. Que son capaces de realizar una inteligencia en la crítica y utilicen la refinada ironía.

Y por favor, siempre respeto hacia el discurso del adversario. De no ser así se hace inviable el diálogo imprescindible en el logro de acuerdos que hagan factible el consenso. Ejemplo de ello el último pleno.

 
 

Centro de Ocio: ¿Cierre o limpieza?

PDFImprimirE-mail

Viernes, 02 de Agosto de 2019 14:23

 

Una opinión de Miguel Rodero

Una vez finalizado el pleno ordinario celebrado el pasado 29 de julio en Béjar diferentes personas entre el público asistente intervinieron para dirigir sus preguntas a la Alcaldesa. Entre ellos uno de los presentes interpeló a Elena Martín Vázquez con el fin de exponer su queja por la anómala situación que ha vivido el Centro de Ocio de la ciudad, espacio que ha sido cerrado repentinamente dejando sin actividad a los aproximadamente 450 inscritos en el mismo.

 

El indignado ciudadano no solo cuestionaba la actitud en su conjunto de la acción, sino que ponía en conocimiento público, y del resto de concejales presentes, la situación que él personalmente ha padecido por dicha decisión, siendo despedido el pasado día 15 de julio sin previo aviso de su puesto de trabajo en el Centro de Ocio donde ejercía tareas de mantenimiento, limpieza, vigilancia y coordinación. Situación agravada aún más por lo que podría ser un incumplimiento del contrato por parte del consistorio, que supondría un despido improcedente. Todo ello sumado a gestos toscos como cambiar las cerraduras de su puesto de trabajo cuando el trabajador aún no había retirado sus efectos personales de su habitual lugar de oficio.

Un planteamiento esgrimido desde el público que fue cortado por la Alcaldesa en base a que "los Plenos no son para tratar asuntos personales".

Debates a parte sobre si el despido de un trabajador asalariado por el Ayuntamiento es un asunto particular o colectivo (en mi humilde opinión los aspectos relativos a dinero público son colectivos afecten a uno o trescientos trabajadores), lo que más sorprendía del caso era la insensibilidad de un partido "socialista y obrero" en un aspecto laboral que no parecía tener demasiada enjundia, por lo menos hasta que uno rasca un poco y valora si la historia es al revés. Ya que siendo mal pensados y enlazando las relaciones personales y políticas del despedido, su despido no fuese la consecuencia del cierre del Centro sino el motivo.

Siendo malpensados sería una explicación plausible para justificar el motivo para no recolocar al despedido en otro puesto de trabajo similar en pleno verano, máxime cuando según puedo saber con el cierre del Centro de Ocio se vieron afectadas dos personas y la otra implicada si ha sido recolocada.

Me gustaría pensar que esta situación es un cúmulo de coincidencias y no una "limpieza", pero no lo pone muy fácil el Ayuntamiento sin dar explicaciones y con una actitud más que cuestionable incluso para un partido que no se denominara "socialista y obrero".

Abierto dejo este medio, como siempre lo está, a la réplica del consistorio o de los concejales afectados por mis pensamientos.

 
 

Montero y sus mojones (el caso de la pilona derribada en La Covatilla) y la próxima decisión de la Alcaldesa de Béjar

PDFImprimirE-mail

Domingo, 14 de Julio de 2019 03:16

Miguel Rodero / Todos recordarán que durante el pasado mes de diciembre el Presidente de la Comunidad de Propietarios de la finca “El Tremedal”, Francisco Montero Moral, reconoció la autoría del derribo de la pilona situada en el “Canchal Negro”, la parte más elevada de la Estación de Esquí La Covatilla (pueden ver en el mapa adjunto la localización de la misma).

Esa acción venía precedida de acusaciones, exigencias, demandas… y finalizó con el derribo de la misma amparado tras el último Decreto del Juzgado de Piedrahita.

Cabe recordar que mientras Alejo se mantuvo de Alcalde en la ciudad de Béjar su postura era clara en este conflicto. Así Riñones siempre defendió que el Instituto Geográfico Nacional en su informe de 1983 marcaba los diferentes mojones próximos, entre los cuales si se traza una línea recta la pilona quedaría en término municipal de Navacarros, y no de Solana de Ávila, como considera Montero que está la pilona de la discordia (adjunto dibujo para aclarar la situación).

El conflicto se genera (fuera de otros aspectos) por la no aclaración de esa delimitación por el propio Instituto Geográfico Nacional, quienes en el momento de elaborar su plano especificaron que “existe disconformidad, respecto a la posesión de hecho y de derecho, en este tramo de está línea límite”.

La segunda cuestión a considerar para aclarar posiciones es que fue la propia empresa Gecobesa, de la que era accionista mayoritario Francisco Montero (ahora demandante de esta situación) quién instaló en esos terrenos la pilona derribada y quien solicitaría en su día a un Ayuntamiento el permiso para su instalación… y el Ayuntamiento a quién le solicitó dicho permiso fue al de Navacarros. Con lo cual el mismo Montero reconocía implícitamente hace años que la pilona de la discordia estaba en término municipal de Navacarros y por tanto su derribo no debería haberse producido.

Pero así no lo entendió el juzgado de Piedrahita, quién considerando un documento tan impreciso como el catastro, otorgó alas a Montero para ejecutar el derribo de una pilona en unas tierras que no valen nada, pero mediante las que el pretendía obtener unos beneficios dignos de tierras ricas en oro o diamantes (se los expondré en otro episodio).

Ahora la nueva Alcaldesa de Béjar tiene que tomar una decisión con respecto a esta situación.

1º. Puede acceder a las peticiones de Montero, en mi opinión una negociación basada en el vasallaje que no se debe aceptar.

2º Puede mantener la línea de su anterior predecesor, que es reclamar al Instituto Geográfico Nacional que acuda al terreno y tome una decisión, tal y como debían tener realizado desde el año 1983. Una petición que debería realizar el Ayuntamiento de Navacarros y pagar, por supuesto, el consistorio bejarano.

¿Cual será la decisión de Elena Martín Vázquez?

 
 

Página 1 de 15

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 37 invitados conectado(s)

Quédate en Casa