Red Purple Black

Una carta enviada por Gecobesa “A la opinión Pública”

PDFImprimirE-mail

 

Comunicado integro de Gecobesa /Gecobesa, en situación concursal desde el día 5 junio, ha estado llevando a cabo durante las últimas semanas las gestiones necesarias para proceder a la apertura de la estación de esquí en la temporada 2012-2013. Desde Gecobesa queremos dejar sentado que, aunque seguimos trabajando para asegurar la continuidad de nuestra empresa y sus puestos de trabajo, estamos abiertos a la colaboración de las administraciones públicas y empresas comprometidas con su entorno, por lo que ponemos a disposición de la ciudad de Béjar y su comarca todos nuestros medios materiales y humanos con el fin de mantener vivo un importante motor para la economía de la zona.

Dicho de otro modo, afirmamos que nunca antepondremos nuestro interés particular a los intereses del conjunto de todos los ciudadanos, siempre que no se nos avasalle y  respete. La apertura de la estación permitirá que las empresas y negocios de toda su amplia zona de influencia recojan el beneficio que provoca la afluencia de miles de visitantes atraídos por los deportes de invierno, que consumen y utilizan sus servicios y productos, a pesar de que es única exclusivamente Gecobesa quien hace el esfuerzo inversor sin que jamás haya recibido subvención alguna para ello.

Por todo ello y al margen de cualquier otra cuestión, no admitiremos ninguna hipótesis que acepte la no apertura de la estación de esquí. No aceptaremos que el Ayuntamiento de Béjar no colabore con Gecobesa para la apertura o que no proceda a hacerlo él mismo, si legalmente pudiera, sin conculcar los derechos de la estación de esquí y sus trabajadores.

Desde Gecobesa no sentiremos ninguna satisfacción por las indemnizaciones que pudiéramos recibir, si procediera,  por la negligente gestión municipal, por ello exigimos al Ayuntamiento que vuelva a la cordura y a la concertación, para beneficiar a todos los bejaranos y no dar satisfacción únicamente a quienes tienen ansias de revancha y venganza. Aunque nuestra prioridad principal es la apertura de la estación, para la que necesitamos 300.000 euros, cuya obtención estamos gestionando, como en temporadas anteriores, con los bancos y los ayuntamientos que reciben todo el beneficio de los visitantes que genera Gecobesa. Por esta razón les hemos solicitado por escrito que participen mediante un préstamo hasta conseguir dicha cantidad, que devolveremos, con la garantía de la administración concursal, en los meses de enero, febrero y marzo de 2013, con un 10% de interés.

Salimos ahora a la luz pública con todas estas puntualizaciones porque estimamos que es conveniente que quede clara nuestra postura y, al  mismo tiempo, salir al paso de cuantas especulaciones interesadas se han venido difundiendo durante las últimas semanas ante la situación creada tras la declaración del concurso de creedores, sin que ningún organismo ni colectivo se haya puesto en contacto con nosotros para interesarse, no ya por la situación de Gecobesa, sino por el futuro inmediato de la estación de esquí. Algo que no nos sorprende, porque tenemos comprobado que hay quien no quiere luchar por la construcción de un futuro mejor para nuestra ciudad y comarca, sino que prefiere el mantenimiento de una posición de privilegio a nivel particular, aunque sea a costa del progreso para los demás.

Pero, aunque esta actitud no nos extrañe, no podemos permanecer callados sin reaccionar ante ella. Por lo tanto hemos elaborado una guía que permite a la opinión pública situarse ante hechos tan relevantes para la ciudad de Béjar y su comarca.

GUIA PARA ENTENDER EL CONCURSO DE ACREEDORES Y ACLARACIÓN DE ALGUNOS BULOS DIFUNDIDOS TRAS SU DECLARACIÓN, CON EL CLARO INTERÉS DE CONFUNDIR A LA OPINIÓN PÚBLICA ANTE LA SITUACIÓN CREADA

Pretendemos con esta guía detallar, en diez puntos, cómo Gecobesa se vio obligada a solicitar el concurso de acreedores a partir de la liquidación, arbitraria e injusta, de una fuerte cantidad económica por parte del Ayuntamiento de Béjar. Al mismo tiempo, aclarar que el hecho de que el concurso de acreedores fuera solicitado por Gecobesa, no quiere decir que lo hiciera por voluntad propia, porque, si Gecobesa no hubiera solicitado el concurso de acreedores, cualquiera de ellos habría podido proceder a su solicitud, con las consiguientes consecuencias negativas para la continuidad de la sociedad.

También explicaremos cómo, previsiblemente para intentar diluir su propia responsabilidad, desde el Ayuntamiento de Béjar se ha llegado a declarar que el concurso de acreedores viene motivado por la mala administración de Gecobesa y no por las consecuencias de la falta de nieve en una temporada nefasta, sumadas a la deuda motivada por la liquidación, arbitraria e injusta, de 618.645’72 euros por parte del ayuntamiento. Afirmamos al respecto que es totalmente falso que Gecobesa no haya intentado acuerdos con el Ayuntamiento de Béjar  tanto en torno al reconocimiento de las inversiones realizadas para compensar el canon reclamado, como a la ampliación de plazo de concesión a 50 años.

Para que sea de público y general conocimiento detallaremos cómo el Ayuntamiento de Béjar ha sido requerido judicialmente por los propietarios de los terrenos donde se ubica la estación de esquí para que se rescinda el contrato de arrendamiento de los mismos, después de haber dejado de pagar la renta a partir de 2009 y tras no haber ejercitado el derecho de cesión de superficie a partir de 2007 (sin que nada se comunicara a Gecobesa) y argumentaremos que el Ayuntamiento de Béjar, pese a la buena disposición de la Diputación Provincial, nunca tuvo intención de apoyar la ampliación del aparcamiento de la estación, que no ha realizado ningún movimiento para favorecer la apertura de la estación de esquí en la próxima temporada y que en clara conexión con lo expresado en el punto anterior, desde círculos cercanos al Ayuntamiento de Béjar se viene difundiendo la idea de que la estación de esquí no podrá abrirse este año, lo que sólo se producirá si el Ayuntamiento de Béjar se obstina en que así sea.

Finalmente, cuestionaremos las demagógicas declaraciones de los responsables del Ayuntamiento de Béjar en el sentido de que “su actuación ante el concurso de acreedores de Gecobesa, será la que más convenga a los intereses de los bejaranos”, ya que los hechos demuestran exactamente lo contrario. Es decir que no les interesa lo que afecte a los ciudadanos, sino que prevalecen la revancha y venganza personales.

Pasamos, pues, a tratar todas estas cuestiones punto por punto.

1.- Gecobesa se vio obligada a solicitar el concurso de acreedores a partir de la liquidación, abitraria e injusta, de una fuerte cantidad económica por parte del Ayuntamiento de Béjar. Esta exigencia de pago, con fecha de vencimiento el día 05 de mayo de 2012, generó una deuda liquida que situaba a nuestra sociedad en estado de insolvencia inminente, tras una pésima temporada de esquí a causa de la falta de precipitaciones de nieve en un invierno considerado el más seco desde que existen registros meteorológicos y en el que la reducción en los ingresos de explotación fue de menos un millón ochocientos cincuenta mil euros (-1.850.000’00€).

La liquidación del ayuntamiento, que, como se  ha dicho, consideramos arbitraria e injusta, se puso de manifiesto con el Decreto 471 de 15 de marzo de 2012 dictado por el Ayuntamiento de Béjar que aprobó la liquidación del canon fijo por la Concesión Administrativa del Centro de Turismo “Sierra de Béjar”, convertido en estación de esquí merced a las inversiones de Gecobesa, de los años 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011 y el canon variable en función de la recaudación por forfaits de los años 2008, 2009, 2010 y 2011; por importe total de 618.645’72euros. Esta liquidación fue recurrida; pero, a la espera de la resolución del recurso y ante la imposibilidad de hacer frente a su pago en el plazo señalado, fue preciso proceder de acuerdo al artículo  5 de la Ley 22/2003, de 9 de julio Concursal, reformada por la Ley 38/2011, de 10 de octubre que señala textualmente:

El deudor deberá solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

La liquidación del ayuntamiento, como se ha visto, constituía una deuda líquida, vencida y exigible que, desde el mismo día de su vencimiento, situaba a Gecobesa,  en situación de insolvencia inminente, ya que a partir de ese momento, tal y como señala la ley, no podría cumplir regular y puntualmente sus obligaciones; lo cual obligaba a sus administradores a solicitar el concurso de acreedores. Todo ello al margen de la presentación del correspondiente recurso.

Debe quedar claro, por consiguiente, que no corresponden a la verdad las afirmaciones, realizadas desde el Ayuntamiento de Béjar, en el sentido de que Gecobesa únicamente había recibido una “comunicación informativa”, ya que el Decreto que aprobaba las liquidaciones estaba acompañado por las correspondientes Cédulas de Notificación (en número de 10) con expresión del total a ingresar y los plazos de ingreso en cada una de ellas, hasta totalizar la cantidad referida de 618.645’72 euros. Una cantidad que a partir de la fecha de vencimiento de pago, señalado el 05 de mayo de 2011, habrá comenzado a generar los intereses de mora correspondientes a su entrada en vía ejecutiva. Es más, el Ayuntamiento ha desestimado en estos últimos días nuestro primer recurso, y en contra de lo afirmado en prensa se reitera en la exigencia de pago, pese a que a todas luces es ilegal, arbitrario e injusto.

2.- El hecho de que el concurso de acreedores fuera solicitado por Gecobesa no quiere decir que lo hiciera por voluntad propia. Cuando el concurso  de acreedores se solicita por parte del deudor se denomina “voluntario” así lo señala el articulo 22 de la Ley Concursal:

El concurso de acreedores tendrá la consideración de voluntario cuando la primera de las solicitudes presentadas hubiera sido la del propio deudor. En los demás casos, el concurso se considerará necesario.

No debe confundirse, por tanto, esta denominación legal con el hecho de que Gecobesa haya podido solicitar el concurso por voluntad propia. La sociedad, desde el momento en que se encontraba en situación de insolvencia inminente tenía el deber exigido por la Ley de solicitar  el concurso de acreedores en oposición, denominado “voluntario” por haber sido solicitado por el deudor, no porque el deudor tuviera la posibilidad de no solicitarlo sin incurrir en responsabilidades legales.

3.- Si Gecobesa no hubiera solicitado el concurso de acreedores, cualquiera de ellos habría podido proceder a su solicitud. Esta circunstancia podría haberse producido con anterioridad al Decreto de 15 de marzo si se  hubiera puesto de manifiesto la situación de insolvencia de Gecobesa, pero en todos los años anteriores se había evitado dicha situación a través de la vía de la negociación con los acreedores. Una vez emitido el decreto con las liquidaciones del Ayuntamiento de Béjar, la vía de la negociación que pudiera evitar la situación de insolvencia quedó descartada y sólo quedó la posibilidad de solicitar el concurso de acreedores con carácter de voluntario antes de que cualquier acreedor lo solicitara con carácter de necesario, lo cual hubiera implicado una seria dificultad para su conclusión de manera positiva.

Por otra parte, los titulares periodísticos, situando a Gecobesa como uno de los “grandes morosos del ayuntamiento”, que reproducían las declaraciones del Concejal de Economía y Hacienda y del propio Alcalde tanto en “La Gaceta Regional de Salamanca” como “El Adelanto”, entre otros medios locales y provinciales del martes 08 de mayo de 2012; situando a Gecobesa como uno de los principales deudores del consistorio bejarano, precisamente a partir de las liquidaciones practicadas con el mencionado decreto, perjudicaron gravemente todas las negociaciones en curso con las entidades bancarias y el resto de acreedores

4.-  Previsiblemente para intentar diluir su propia responsabilidad desde el Ayuntamiento de Béjar se ha llegado a declarar que el concurso de acreedores viene motivado por la mala administración de Gecobesa y no por las consecuencias de la falta de nieve en una temporada nefasta, sumadas al “suave empujoncito” del Decreto de liquidación por importe de 618.645’72 euros. La Gestión de Gecobesa, que, partiendo de cero, incrementó en  casi un 600% los ingresos en pocos años; pasando de seiscientos mil a más de tres millones quinientos cincuenta mil euros, no puede calificarse más que de muy positiva, sobre todo si tenemos en cuenta que, al mismo tiempo, todas las inversiones realizadas para la dotación y configuración de la estación de esquí, a partir de un “centro de turismo” sin pistas ni equipaciones de ningún tipo, han corrido de su cuenta. El descenso de ingresos, superior al 50%, en la última temporada a consecuencia de las malas condiciones meteorológicas no puede ser atribuido a una mala administración, sino a unas circunstancias que escapan al control de la gestión y que, de hecho, han conducido a la situación concursal a otras estaciones de esquí españolas.

Tampoco puede considerarse mala gestión la cuantía de los sueldos al personal de la estación de esquí, que realiza su trabajo en condiciones extremas, con total y absoluta dedicación y en los que se valora, en el caso del personal directivo,  la disponibilidad de 24 horas al día, durante seis meses de manera ininterrumpida, y su dedicación intensa durante el resto del año, sin pagas extraordinarias ni vacaciones, ya que la nómina se reparte en doce mensualidades y el personal directivo no recupera las horas ni los días trabajados en exceso durante la temporada.

No es normal, ni admisible, que desde un estamento público, donde las remuneraciones parten de los impuestos de todos los ciudadanos, se critique que una entidad privada, que no recibe subvención alguna, demuestre el respeto a sus trabajadores con un sueldo adecuado a su dedicación y que, en cualquier caso, está por debajo de la media de las estaciones de esquí españolas, independientemente de que sean públicas o privadas. Finalmente, aún cuando no nos corresponde criticar la cuantía de los salarios ajenos, haría bien el Ayuntamiento de Béjar en publicar el importe de los sueldos, salarios, remuneraciones, emolumentos, estipendios y dietas que reciben sus cargos públicos y funcionarios de carrera, pagados con el dinero de todos, que seguramente estarán por encima de los sueldos de los trabajadores de Gecobesa, con una diferencia en el coste laboral por hora de dedicación a sus funciones que, sin duda, no resistirá la comparación si ajustamos las cuentas.

5.- Es totalmente falso que Gecobesa no haya intentado acuerdos con el Ayuntamiento de Béjar  tanto en torno al reconocimiento de las inversiones realizadas para compensar el canon reclamado como a la ampliación de plazo de concesión. Durante más de diez años Gecobesa ha venido invirtiendo para la dotación, habilitación de pistas, nuevos remontes y ampliación de dependencias en la estación de esquí, con el consentimiento y aquiescencia del Ayuntamiento de Béjar, cuyos representantes acudieron en varias ocasiones para “hacerse la foto” junto a los esquiadores. En todo este tiempo Gecobesa no cesó de requerir documentalmente, cumpliendo los requisitos concesionales, tanto la compensación de las inversiones como la necesidad de ampliar el plazo de concesión para poder refinanciar la fuerte deuda contraída que excedía, con creces, la posibilidad de compensación por canon. La posible ampliación del plazo de concesión hasta cincuenta años ha venido siendo prometida por el Ayuntamiento de Béjar en varias ocasiones, incluso con declaraciones públicas al respecto, la última vez a través de una carta del alcalde firmada el día 13 de febrero de 2012, que se incorporó como documento de apoyo a las gestiones para negociar la refinanciación de la deuda de Gecobesa.

De repente, tras la incorporación al equipo de gobierno del concejal tránsfuga de PP-UPL-PP Raúl Hernández y después de no haberlo exigido antes en cada anualidad vencida y tras haber consentido y atesorado las inversiones realizadas, el Ayuntamiento de Béjar ha exigido ahora a la sociedad concesionaria el pago del canon con carácter retroactivo de los seis últimos años, olvidando el reconocimiento expreso de la inversión que se ha realizado en varias ocasiones y que está plasmado en varios documentos, así como en el mismo Pliego de Condiciones que se incorpora al Contrato de Concesión. Gecobesa ha recurrido esta medida, que considera arbitraria e injusta, y está dispuesta a agotar todas las vías legales hasta su derogación, así como depurar las responsabilidades que procedan.

6.- El Ayuntamiento de Béjar ha sido requerido judicialmente por los propietarios de los terrenos donde se ubica la estación de esquí para que se rescinda el contrato de arrendamiento de los mismos, después de haber dejado de pagar la renta a partir de 2009 y tras no haber ejercitado el derecho de cesión de superficie a partir de 2007.Recientemente hemos podido conocer, puesto que esta circunstancia se nos había ocultado,  que el Ayuntamiento de Béjar, en el colmo de los despropósitos, adjudicó una concesión administrativa en noviembre del año 2005, por plazo de veinte años, prorrogable otros cinco años más, cuando sólo podía asegurar la titularidad del arrendamiento de los terrenos donde se asienta hasta octubre de 2007, tal y como se refleja en el contrato suscrito con los propietarios de los mismos; el cual incluye la posibilidad de que el ayuntamiento pudiera exigir la puesta en vigor de la cesión del derecho de superficie durante otros quince años, hasta octubre de 2022, a partir de su vencimiento el día 02 de octubre de 2007; circunstancia que no se cumplió al no exigirla el ayuntamiento, pero que, de todas formas, aún cuando se hubiera cumplido, no podría cubrir la totalidad del plazo de concesión que abarca hasta noviembre de 2030.

7.- El Ayuntamiento de Béjar, pese a la buena disposición de la Diputación Provincial, nunca tuvo intención de apoyar la ampliación del aparcamiento de la estación Un año más, y van tres, la prometida ampliación del aparcamiento de La Covatilla no se llevará a cabo; ya sea por dificultades en cuanto a la obtención de la licencia de obras ante el Ayuntamiento de Navacarros, como sucedió en los años precedentes, o, lisa y llanamente, por expresa renuncia del Ayuntamiento de Béjar, como presumiblemente ha sucedido este año. En todos los casos parecen haber prevalecido los intereses personales o las conveniencias electorales y de partido sobre el criterio superior de favorecer a los empresarios y trabajadores de Béjar y comarca con la necesaria ampliación de capacidad de aparcamiento en las instalaciones de La Covatilla.

8.- El Ayuntamiento de Béjar no ha realizado ningún movimiento para favorecer la apertura de la estación de esquí en la próxima temporada. Desde Gecobesa consideramos que lo más urgente e importante es garantizar la apertura de la estación de esquí para que no se pierdan los efectos de su actividad en toda su zona de influencia, algo que nos parece que debe estar por encima de cualquier otra consideración y con más razón todavía en una época de fuerte crisis como la que vivimos. Pues bién, todo parece indicar que desde el Ayuntamiento de Béjar se confía en que Gecobesa fracase en su intento de apertura, para así poder justificar su injusta y equivocada decisión de no reconocer las inversiones  y compensación del canon anual. Pese a que sus dos últimos alcaldes, D. Cipriano González y D. Alejo Riñones, en su calidad de vicepresidentes y miembros del Consejo de Administración de Gecobesa, firmaron y refrendaron las cuentas anuales de la sociedad donde, expresamente y en cada ejercicio, se contemplaba la compensación del canon anual por las inversiones realizadas, hasta totalizar una cantidad superior a los 17 millones de euros

9.- En clara conexión con lo expresado en el punto anterior, desde círculos cercanos al Ayuntamiento de Béjar se viene difundiendo la idea de que la estación de esquí no podrá abrirse este año. Mientras se abona el terreno para el peor de los desenlaces, se puede deducir que la “estrategia” de algunos responsables municipales, posiblemente con el apoyo de algunos otros estamentos de la ciudad y comarca, ya que nos consta que se han celebrado reuniones para tratar el tema; pasaría por la no apertura de la estación de esquí en la próxima temporada. Solamente así se puede explicar esta falta de actuación para propiciar la apertura (con o sin Gecobesa) dejando pasar los días y las semanas hasta que se pueda argumentar que es “demasiado tarde” y poder eludir su responsabilidad.

Si esto sucediera, se daría la puntilla definitiva a La Covatilla. Este “ejemplar” comportamiento no considera que el daño para todas las familias implicadas y, sobre todo, para el conjunto de la economía en Béjar y comarca sería difícilmente soportable. Todo ello al margen de que esta indeseable situación podría ser irreversible para el futuro de la estación de esquí. Nos resulta difícil encontrar calificativos ante la cobarde actitud que supuestamente se ha manifestado en alguna de las reuniones celebradas, según la cual el Ayuntamiento de Béjar forzaría el retraso en la apertura de la estación de esquí para no tener que subrogarse en los derechos de los trabajadores.

10.- Desde el Ayuntamiento de Béjar se ha declarado que “su actuación ante el concurso de acreedores de Gecobesa, será la que más convenga a los intereses de los bejaranos”. Sin entrar en más detalles, parece apreciarse con claridad que el tanto el “interés de los bejaranos” como la posible solución de un problema que afecta a numerosas empresas y trabajadores en las comarcas limítrofes  está bastante alejado de las acciones y omisiones más recientes por parte de algunos responsables municipales. Es oportuno exigir, en este asunto, que quede claro que la única manera de defender los intereses legítimos de los bejaranos es procurar, por todos los medios, la apertura de la estación de esquí.

Desde nuestro  punto de vista, a partir del mismo momento de la declaración del concurso de acreedores, se tendría que haber propiciado la acción conjunta y coordinada de todos los sectores de la ciudad para conseguir dicha apertura, objetivo que debe estar por encima de Gecobesa y de cualquier otro estamento o entidad, porque, sin duda, esto es lo más importante para la ciudad y las comarcas limítrofes.

Si no se ha hecho así, es lógico concluir que existen otros intereses y objetivos, que por supuesto, no coinciden con lo que más conviene al conjunto de las empresas y los ciudadanos de Béjar.

Para aclarar todas estas cuestiones y con el objeto de que se depuren todas las responsabilidades contraídas por parte de los actores causantes de esta situación, se ha interpuesto con fecha 31 de julio de 2012, ante el Decanato de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Béjar querella criminal por presunta prevaricación, estafa y estafa procesal contra la Secretaria General y el Tesorero  del Ayuntamiento de Béjar, así como los Concejales de Economía y Hacienda en la actual y anterior legislatura; esperando que sean los tribunales de justicia quienes, de manera definitiva, pongan en orden la cuestión y permitan depurar responsabilidades y en el caso de que fueran condenados, paguen con su patrimonio personal y no con el dinero del ayuntamiento que es de todos los bejaranos.

 

Encuesta

Valore las Fiestas de Béjar





 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 65 invitados conectado(s)