Red Purple Black

Carta abierta de un ciudadano ante la mina de uranio de Retortillo y Villavieja de Yeltes

PDFImprimirE-mail

A la atención de:

don Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España,

don José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo,

don Fernando Martí, presidente del Consejo de Seguridad Nuclear,

don Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Catilla y León,

don Juan Carlos Suárez-Quiñonez, consejero de Fomento y Medio Ambiente,

Sres. Consejeros de la Comisión Territorial de Medio Ambiente de Salamanca,

Sres. Procuradores de las Cortes de Castilla y León,

don Lorenzo Calderón, alcalde de Retortillo (Salamanca) y

don Jorge Rodríguez, alcalde Villavieja de Yeltes (Salamanca)

Estimadas autoridades:

Nací hace sesenta años en Retortillo (Salamanca) y actualmente, debido a la enfermedad degenerativa que padezco, quiero pasar mis últimos años de vida en mi pueblo, junto a mi esposa, disfrutando del cariño de mis hijos y nietos. Y quiero pasar estos años en PAZ, en una tierra que es la misma que me vio nacer y la que he dedicado ­­­-a ella y a sus gentes- mi trabajo y desvelos desde que tengo uso de razón.

Deseo, con todos mis respetos, preguntarles a ustedes si autorizarían una mina de uranio a cielo abierto en el término municipal donde residen, a un kilómetro de sus domicilios particulares permanentes, con su planta de tratamiento y almacenamiento de residuos radiactivos. Es decir, una INSTALACIÓN RADIACTIVA DE PRIMERA CATEGORÍA DEL CICLO DE COMBUSTIBLE NUCLEAR.

Podría adjuntarles detalles y números del proyecto, pero todos ustedes son conocedores, mejor que yo, de ellos. Por tanto los omito para no hacer larga esta carta.

Pero, díganme en conciencia, y apelando a su condición de hombres buenos, con responsabilidades y capacidad para procurar que se imparta justicia, díganme si no es su obligación oponerse a un proyecto que sólo tendrá vigencia 10 años, ¡que no va a resolver NINGUNO de los problemas de España! y sí a enriquecer a unos pocos, destruyendo a cambio los bosques que son nuestra vida (sólo en la primera fase se van a arrancar 30.000 encinas y robles centenarios, de gran valor medioambiental), además de dejar envenenada la tierra para más de 1000 años.

El proyecto de la mina de uranio a cielo abierto de Retortillo y Villavieja de Yeltes acabará, también, con los pueblos limítrofes y con su modo de vida. Agricultores y ganaderos no podrán comercializar productos ni ganado por estar envenenados. El incipiente turismo rural que hoy tenemos desaparecerá. El Balneario de los Baños de Retortillo, centenario, ¡¡¡a menos de un kilómetro de la explotación minera!!! en la que trabajan cerca de un centenar de personas entre empleos directos e indirectos, tendrá que cerrar sus puertas. Las más de 5.000 visitantes que acuden, cada año, a curarse los males en sus aguas termales no volverán más. Y así podría seguir enumerándoles otras desgracias que nos traerá la mina.

Pero ya no es que el poder de la empresa minera se imponga sobre el sentido común y la voluntad de los habitantes de estas tierras, no, es que además, la apertura de la mina vulnera la ley. Esa misma ley que ustedes nos han dado para proteger las riberas de los ríos Yeltes y Huebra, que, en el caso del Yeltes, su cauce discurre por en medio de la mina, ¡por en medio! ¿Cabe mayor sinsentido? Les leyes de la Unión Europea amparan, mediante la RED NATURA 2000 y la ZEPA ES0000247, las riberas de los Ríos Huebra y Yeltes, y con la ZEC – ES4150064, las riberas de los ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes. Y no hace tanto tiempo que algunos de ustedes celebraban a bombo y platillo la proclamación de “Reserva de la Biosfera”, por la UNESCO, del Parque Arribes del Duero. Pues bien, ese parque es en parte “bañado” por las aguas del Yeltes… Unas aguas que si ustedes no lo remedian van a estar envenenadas. ¡Otro disparate!

No me voy a extender mucho más, pero el vertido de 1.240.000  metros cúbicos  de agua contaminada cada año al río, o el manejo de 42.000 toneladas de ácido sulfúrico y otras 20.000 toneladas más de otros reactivos altamente contaminantes. anuales, no presagian nada halagüeño.

Antes de despedirme, si me lo permiten, me gustaría añadir que el proyecto de Berkeley Minera SA viene avanzando entre diversos chanchullos (que solemos decir por aquí), irregularidades y líos, que van desde las rectificaciones impuestas a la empresa minera por el Consejo de Seguridad Nuclear al no haber sido “clara” en la explicación de su proyecto, pasando por sanciones de los ayuntamientos por similares motivos, hasta llegar a entregas de importantes cantidades de dinero a los municipios en circunstancias poco claras, por no decir “fraudulentas”.

Por todo lo anteriormente expuesto quisiera pedirles justicia. Pero antes de que la impartan, obren en conciencia y analicen con detenimiento las ventajas e inconvenientes del proyecto minero a cielo abierto de Berkeley, y verán como no les costará tanto decir qué ha de hacerse. Es tal el disparate de la mina, que hasta las mentes más torpes verían su inviabilidad por lo destructivo que resulta.

Es verdad  que aquí somos pocos, y la mayoría gente mayor. Pero eso no es disculpa para que nos envenenen. Tenemos el derecho a seguir viviendo en nuestra tierra. Somos gente de bien, pacífica y trabajadora, pero no estamos dispuestos a vivir humillados por la prepotencia de Berkeley Minera SA. Tenemos nuestro modo de vida y amamos estos campos hermosos que hoy son un regalo para un mundo en proceso de autodestrucción. Nuestra tierra, gracias al abandono secular que ha sufrido, es ahora un parque natural envidiable que enriquece a una España que camina hacia la desertización. Preferimos dejar nuestra vida en esta lucha justa -en mi caso lo tengo absolutamente claro-, para conservar la comarca como está, a vivir pensando que las generaciones futuras nos tildarán de cobardes por no haber hecho nada.

Atentamente, reciban un cariñoso saludo.

Jesús Cruz Fernández

En Retortillo, Salamanca, a 15 de octubre de 2015

Encuesta

Como observa la situación laboral en Béjar...




 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 76 invitados conectado(s)