Red Purple Black

La Opinión del Lector

Carlos García hace público su agradecimiento a un trabajo cooperativo

PDFImprimirE-mail

Lunes, 17 de Junio de 2019 15:09

Carlos García, miembro de Salvemos Béjar / Hola amigas y amigos, me quiero dirigir a vosotros para dar las gracias y reconocer el esfuerzo de quienes trabajan día a día de manera anónima (o no), voluntaria y desinteresada para sacar adelante diferentes proyectos orientados a la mejora de la sociedad, a la construcción de una ciudad en la que todas las opiniones cuenten y el debate en torno a estas sea extensible a toda la población, y no exclusivamente a los y las representantes políticos.

Por todos es sabido que desde nuestra ciudad se envió al concurso de arquitectura Richard Driehaus una propuesta para mediante el citado concurso promover la rehabilitación de La Antigua. En primer lugar, a colación de la noticia publicada en Béjar.biz en torno a la entrega de premios, agradecer el reconocimiento de Alberto al trabajo realizado por mi persona, pero decir bien alto que esto no hubiera sido posible sin la colaboración y el trabajo conjunto de quiénes hemos aportado un granito de arena a este proyecto, y que la única diferencia ha sido la visibilidad que hemos tenido cada persona.

Os cuento. Como indica Alberto en el artículo, la idea del concurso surge hace dos años, cuando de manera conjunta entre dos estudiantes de arquitectura nos pusimos a trabajar para presentar una propuesta en el ayuntamiento y mandarla al concurso. Muchas gracias Marina por toda tu labor de redacción de documentación, desarrollo de planos e imágenes, búsqueda de posibles vías de financiación, paciencia y dedicación. Un año más tarde, dados los resultados del concurso en los que Béjar no consigue pasar de la primera fase, se decidió analizar lo sucedido e intentar mejorarlo para que el proyecto fuera una realidad y no se quedara en el camino.

Para ello, se tiene en cuenta la poca repercusión que la propuesta tuvo en la primera ocasión y la falta de participación. De este modo se reestructura la propuesta contando en este caso con toda la ciudadanía haciendo del debate y la participación el camino fundamental para llegar a conseguir que nuestra ciudad pasara a la 2º fase del concurso y pudiera desarrollarse una propuesta arquitectónica concreta que diera solución (en parte al menos, ya que muchas ideas quedaron fuera) a algunos problemas planteados por la ciudadanía.

A mediados del pasado julio tras contar el proyecto a algunas personas se decide formar la plataforma ciudadana Salvemos Béjar, con los objetivos de trasladar e introducir los procesos participativos en la ciudad y poder plantear soluciones a problemas como: despoblación, pérdida de infraestructuras (aquí hay que agradecer el trabajo de el Movimiento por el tren de la Plata del que esta plataforma forma parte y al grupo comarcal de IU, que también apuesta por la recuperación de este servicio como elemento vertebrador del oeste peninsular y herramienta para el desarrollo), así como la sostenibilidad, o el cuidado por el patrimonio.

En este último apartado, es donde presentamos el concurso en sociedad, apostando por visibilizar la importancia y el potencial de La Antigua, un barrio que sufre más que el resto de la ciudad la despoblación y la falta de servicios, el cuál a su vez cumplía los requisitos del concurso al encontrar allí ejemplos de arquitectura tradicional: desde viviendas donde se produjo el nacimiento del textil hasta fábricas que suponen el auge del mismo y algunos de los momentos de máximo esplendor de esta actividad que desde hace 8 siglos ha hecho famosa a esta ciudad. Al tratarse de un proyecto de arquitectura la cara visible durante los debates fue la mía ya que había que explicar aspectos técnicos, pero es aquí donde por ser una la cara visible se olvida del trabajo que existe más allá. Por ello, quiero a través de este texto, dar las gracias y visibilizar todo este trabajo y sobre todo las personas que lo han llevado a cabo.

Muchas gracias a quiénes trabajaron y lo continúan haciendo, por ejemplo, en: imprimir carteles (sin ningún coste), pegarlos por las carteleras de la ciudad para dar difusión a los debates, organizar estos debates, pedir permisos, hacer fotografías, acompañar a las visitas una vez comenzada la segunda fase, dar visibilidad al proyecto, traducir los textos y revisar la redacción, crear y gestionar las redes sociales… Muchas gracias a Elena, Mayo, Sara, Adrián, Samu, José, Marina, Angie, Lara, Laura y Carlos. Gracias a Laura por el diseño del logo de la plataforma, a José Luis Celador por el préstamo del proyector de la ASB -el del ayuntamiento se encuentra roto, esperemos que lo hayan solucionado- y por la defensa del proyecto y el reconocimiento del trabajo en un pleno, a los miembros de partidos políticos y asociaciones que acudieron y contribuyeron en los debates, a Pitu quién nos apoyó durante el proceso, a quienes han contribuido a difundir nuestro patrimonio y dar el apoyo al proyecto a través del hastag #BéjarDriehaus en las redes, a la prensa por toda a difusión, (especialmente a Sergio y David que se han volcado con ello…), al Casino Obrero -por su labor durante tantos años- y por la ayuda para la organización del segundo y tercer debate tras tener que abandonar el centro MUNICIPAL de cultural, a Pepe Muñoz, por sus aportaciones, y desde luego, a quienes con sus ideas construyeron el proyecto que consiguió que el jurado del concurso seleccionara nuestra localidad para el desarrollo de la segunda fase.

En definitiva, ¡GRACIAS! Puesto que sin todos y cada uno de estos pilares no hubiera sido posible, ni desde luego tan satisfactorio, el desarrollo del proyecto en el que cooperación y diálogo han sido fundamentales. Espero no dejarme a nadie sin agradecer su trabajo, sin visibilizar su esfuerzo y en cualquier cosa pedir perdón si eso hubiera ocurrido. Aprovecho, para felicitar a la nueva alcaldesa y pedirle que este concurso no quede en un cajón como previsiblemente hubiera pasado con la anterior corporación municipal, sino que se pongan los medios necesarios para sacar adelante este y otros proyectos en nuestra ciudad. Dar también la enhorabuena a Elena Jiménez Sánchez y Abelardo Linares del Castillo-Valero por su propuesta “Béjar ante el espejo” ganadora del concurso, así como a felicitar y agradecer a todos los estudios que han presentado propuestas, hayan sido o no premiadas, su trabajo.

Un saludo.

 

Las ridículas «restauraciones» perpetradas en El Bosque de Béjar

PDFImprimirE-mail

Martes, 23 de Abril de 2019 01:02

Un análisis de José Muñoz Domínguez / Lejos de esconder las tropelías ejecutadas en el BIC-Jardín Histórico El Bosque, en Béjar (Salamanca), sus responsables políticos sacan pecho con una jornada de puertas abiertas, en plena campaña electoral, para exhibir lo que consideran pura maravilla y en realidad no es más que una sarta de intervenciones ridículas y patosas, obra de aficionados y oportunistas, que perjudican seriamente la autenticidad de este Jardín Histórico único en España.

Las intervenciones tristemente ejecutadas y exhibidas en esta jornada constituían evidentes atentados contra la integridad y la autenticidad de El Bosque ya en fase de proyecto, cuando desde la Plataforma para la Defensa de El Bosque (PDBB) y el Grupo Cultural San Gil se advirtió al Órgano Competente, en medios públicos y mediante escrito perfectamente argumentado de fecha 8 de febrero de 2018 (ver documento anexo en PDF), y todavía se estaba a tiempo de impedir el desastre y de malgastar dinero público en semejantes despropósitos. Las autoridades ni siquiera acusaron recibo de la advertencia y siguieron a lo suyo para permitir que el alcalde de Béjar siguiera apuntándose tantos electorales ante una ciudadanía generalmente acrítica y para que siguieran medrando los mismos técnicos que llevan años destrozando esta villa de recreo singular: y todo a costa del dinero del contribuyente.

En un BIC-Jardín Histórico como este no se puede intervenir inventándose jardines de diseño contemporáneocomo el que han incrustado en el espacio norte del palacete. La leyes de Patrimonio lo dicen muy claro: «Se prohíbe también toda construcción que altere el carácter de los inmuebles a que hace referencia este artículo o perturbe su contemplación» (artículo 19.3 de la LPHE / 1985), así como «…todo aquello que impida o menoscabe la apreciación del bien dentro de su entorno.[…] Se prohíbe también toda construcción que pueda alterar el volumen, la tipología, la morfología o el cromatismo de los inmuebles a los que hace referencia este artículo o perturbe su contemplación»(artículo 41 de la LPCCyL / 2002).

Además, antes de intervenir se debe conocer la bibliografía específica disponible, la  documentación de archivo y las características del lugar, algo que desde luego no se ha considerado en el proyecto, donde no aparece por ninguna parte bibliografía actualizada, ni los datos de 1577, 1583, 1753 y 1777-1778 sobre el jardín original,ni se han tenido en cuenta las líneas compositivas que determina el espacio, el edificio y otras estructuras asociadas. Todo esto lo saben los responsables del Servicio Territorial de Cultura de Salamanca y el Director General de Patrimonio en Valladolid, pero les importa un comino.

Por cierto, tanto el Director de Patrimonio como el alcalde de Béjar recibieron el ofrecimiento escrito de una de las mayores expertas en jardines históricos de nuestro país, Consuelo Martínez-Correcher (recién galardonada con la Medalla al Mérito a las Bellas Artes por su trayectoria profesional en favor de los jardines): nuestros responsables ni siquiera respondieron al generoso ofrecimiento, lo que no sólo demuestra su desprecio por la posibilidad de contar con tan impagable asesoría, sino una absoluta falta de educación que les hace indignos del cargo que ocupan.

Otra de las desvergüenzas que desacreditan estas obras es su duración: la ejecución del infame jardincillo frente al palacete se estimaba en tres meses en noviembre de 2017, cuando comenzaron sin el preceptivo permiso de un Órgano Competente que tan incompetente se ha demostrado, y han durado hasta esta campaña electoral de 2019, o sea, 15 meses extra a costa de Juan Pandero: ¿cuántos jornales de más nos ha costado esta nueva «medalla» del alcalde?

No menos grave es la inconsistencia de los proyectos ejecutados: el del jardín norte, tan torpe y diverso como falto de inspiración, en el que el autor, un recién llegado al mundo de los jardines, se complace en sus pequeñeces y las impone por encima de las cualidades del lugar; y en relación con el del invernadero, contra el que también se han dirigido escritos y notas de prensa, es inadmisible que, ante el supuesto valor de una construcción de hierro muy tardía, datada en 1878, se renuncie a recuperar parte de la estructura viaria del diseño renacentista original (la rampa de comunicación entre la huerta baja, el jardín de cuadros y la Huerta de los Bojes) y que se haga sustituyendo la obra supuestamente valiosa por otra de carpintería que tiene más de chiringuito que de invernadero: ¿a qué se dedican nuestros responsables de Patrimonio entre sueldo y sueldo?

El Bosque de Béjar merece más respeto que el demostrado por ambos arquitectos y por los responsables políticos y técnicos de la Administración: pagamos impuestos precisamente para que conserven nuestros Bienes Culturales, no para que los destruyan con sus ocurrencias y con su ineptitud. Y si con presupuestos limitados han conseguido este nivel de barbarie e ineficacia, imaginen lo que pueden destrozar con ese pregonado millón de euros de fondos europeos: peor que Atila.

Así pues, esta sarta de atentados contra el BIC tiene culpables y deben ser señalados públicamente ante la ciudadanía:

  1. El alcalde de Béjar por promover obraspresuntamente contrarias a la Ley.
  2. Los arquitectos que redactaron los proyectos y han dirigido las obras por falta de garantías en la documentación y en la valoración de las condiciones del lugar, inadecuados e inconsistentes.
  3. Los responsables de Patrimonio del Servicio Territorial de Cultura de Salamanca por admitir intervenciones presuntamente contrarias a la Ley.
  4. El Director General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León por permitir,en última instancia,intervenciones presuntamente contrarias a la Ley.

Ante la gravedad de los daños perpetrados en El Bosque sólo queda una opción: el inmediato desmantelamiento de lo ejecutado, con máximo aprovechamiento de sus materiales para otras obras, la restitución del lugar a su estado anterior y la redacción de proyectos acordes con la documentación y las características del BIC, elaborados por expertos en paisajismo y no por advenedizos. Y todo ello a costa de quienes han causado el daño y no de nuestro bolsillo.

 
 

"El Casino Obrero no quiere saldar la deuda mantenida con el profesor de ajedrez"

PDFImprimirE-mail

Viernes, 25 de Enero de 2019 11:04

Un escrito de Ricargo Gil Turrión | Quiero poner de manifiesto la gran decepción que me ha creado la directiva del Casino Obrero que ha estado llevando esta institución respecto a la promoción del ajedrez en Béjar durante este último año pasado, y para ello solo quiero indicar ciertos aspectos que pueden dar luz a como han tratado el ajedrez ya que considero hay ciertas personas que dan opiniones con un total desconocimiento y desinformación.

En primer lugar en el 2015 se creó un club de ajedrez en el casino, que aunque con buena iniciativa ya tuvo sus problemas en ser ratificado, debido en parte por qué su directiva quería que estuviese integrado en el casino además de unirlo a otra disciplina como es el billar, una vez integrado ese club en el casino no se le dio la suficiente promoción como para que algún ajedrecista bejarano estuviese interesado en formar parte de ese club.

En el año siguiente decidió la directiva del casino que se diesen unas clases de ajedrez durante aquel verano, y encontraron un profesor que venía dando clases de ajedrez extraescolares en los colegios de Béjar, una iniciativa que tuvo éxito, tan es así que se decidió crear la escuela municipal de ajedrez en colaboración con el ayuntamiento y bajo la dirección del profesor, también se realizó un torneo muy ilusionante en el casino

Aunque con un grupo reducido, ese curso la escuela fue correctamente y los alumnos consiguieron muy buenos resultados deportivos en las competiciones que participaron, además se hizo un torneo con una alta participación en el casino durante las ferias de mayo, paralelamente, al director de la escuela se le invitó durante ese curso a formar parte de la junta directiva del casino, y además fue elegido como secretario.

En la temporada 2017/2018 con la directiva del casino renovada tras el segundo torneo de ferias de septiembre comenzaron ciertas divergencias, en las que el presidente del casino y ciertos miembros de la junta directiva crearon algunos inconvenientes en alas de desacreditar al profesor, en temas como por qué se llevaban las clases de los viernes al centro de ocio.

También pusieron pegas a que el profesor comprase material necesario para sus clases de su bolsillo sin el permiso de la junta directiva, además les parecía que el profesor no debía cobrar remuneración alguna pues era miembro de la junta directiva. Y lo que hizo dimitir al profesor como secretario del casino, fue que saltándose todos los formalismos y en un acta redactada por el presidente, pretendían cobrar una cuota adicional a los alumnos de la escuela ya que según ellos tenían que hacerse obligatoriamente socios del casino.

En alas de poder proteger la ilusión mostrada tanto por los alumnos como el profesor, el director de la escuela previa comunicación al ayuntamiento decidió trasladar todas las clases al centro de ocio, para que no tuviesen que obligar a los alumnos a hacerse socios del casino. Las clases continuaron con normalidad y los chicos volvieron a conseguir éxitos deportivos además de haber formado una padilla que se llevan estupendamente. Este año pasado ya no se hizo el torneo de las ferias de mayo, no obstante el profesor decidió fundar un nuevo club en Béjar en vistas a poder continuar con la escuela municipal, además se encargó de organizar varios torneos como fueron en el Parque de la Corredera, en el Castañar, en el Centro de Ocio, en Guijuelo, Candelario…

Bien con todo esto esta directiva del Casino a la que se le hicieron varios jaques, no ha cejado en su intento de desacreditar al profesor de ajedrez, y actualmente no quiere saldar la deuda mantenida con él, aduciendo que ha realizado una factura que es incorrecta ya que ha incorporado el correspondiente IVA, y al ser el Casino una entidad sin ánimo de lucro está exenta de IVA; y me imagino yo que a la hora de comprar un bolígrafo, el casino no vendrá con esos cuentos chinos.

El Casino Obrero de Béjar tiene una idiosincrasia especial en la ciudad, y el cambio constante de directivas hace difícil actualmente la compatibilidad con el ajedrez, debido a que es muy difícil hacer una política de proyección a largo plazo, entre otras cosas por qué intervienen demasiadas personas desde el desconocimiento, que opinan sin saber, y hace que le invadan a uno las ganas de abandonar, por ello animo a las próximas juntas directivas del casino a que tengan un mayor información y sobretodo se dejen guiar por los más expertos en cada materia, y que estas líneas junto con lo transmitido en el propio Casino sirva a futuras juntas a mejorar el camino del ajedrez en Béjar.

 
 

Monbús "sigue incumpliendo sus compromisos en la concesión pública de la línea Aldeanueva-Madrid"

PDFImprimirE-mail

Domingo, 14 de Octubre de 2018 22:38

Una opinión de José Muñoz Domínguez – Hace un par de semanas hice pública mi protesta por el deficiente servicio que viene ofreciendo esta empresa en cuanto a impuntualidad, desinformación, imprevisión, mal trato al usuario y mala cobertura para algunos pueblos de nuestra zona. Podría esperarse alguna mejora, como mínimo el estricto cumplimiento de las condiciones del contrato público en esa línea, pero no, todo sigue igual o tirando a peor, como he podido constatar la tarde de hoy, 14 de octubre de 2018.

Monbús se comprometió con la Administración a tomar salida en Béjar todos los domingos del año a las 16,47 h., pero esta tarde no se ha producido hasta pasadas las 17 h. (un cuarto de hora de retraso en un tramo de sólo 25 km desde Aldeanueva). El transbordo en Piedrahíta ha sido un caos al desconocer los conductores en qué coche viajarían los usuarios con destino Ávila o Madrid: desconcierto y follón garantizados y mayor retraso. La salida de Pidrahíta tendría que haberse producido a las 17,40 h. de acuerdo con los horarios oficiales, pero eran las 18,05 h. y todavía estábamos subiendo al último bus (foto 1), es decir, con un retraso acumulado de 25 minutos. La llegada a Ávila, establecida para las 18,30 h., se ha verificado a las 19,11 h.: retraso total de 41 minutos desde Béjar.

El problema de un retraso como este no sólo radica en el incumplimiento de lo acordado entre empresa y Administración ni en la pérdida de tiempo para el viajero, sino también en la imposibilidad de enlace con otras líneas y otros destinos. En el caso de hoy, varias personas daban por perdido un tren con salida a las 19 h. y los cuatro usuarios que hacíamos transbordo hacia Segovia (con salida a las 19,15 h.) hemos estado a punto de quedarnos en tierra y tener que hacer noche en Ávila o seguir viaje en taxi, con el consiguiente desembolso extra de unos 70 euros.

Cualquiera entiende que pueda producirse algún retraso o incidencia ocasional en la prestación de un servicio de transporte de viajeros, pero no en todas y cada una de las ocasiones, como es hasta ahora mi experiencia. Espero que las cosas cambien ostensiblemente y para mejor (¿con la ayuda de nuestros representantes políticos, si son capaces de sacudirse la modorra…?) o bien que esta empresa pierda la concesión de un servicio cuyas condiciones ha demostrado ser incapaz de cumplir.

 
 

"La Universidad de Salamanca debería apostar fuerte por hacer de Béjar la sede de la nueva ingeniería del conocimiento"

PDFImprimirE-mail

Domingo, 07 de Octubre de 2018 02:35

Una opinión de Miguel Ángel Quintanilla / Siempre he pensado que la Escuela de Ingenieros de Béjar es una parte del patrimonio universitario de Salamanca que hay que preservar y potenciar con sumo cuidado. Incluso a pesar del pesimismo que se extiende, a veces, en su propio entorno. Por eso me encantó asistir a las jornadas que el Centro de Estudios Bejaranos celebró la semana pasada, con motivo del 150 aniversario de la participación de los bejaranos heroicos en la Revolución de 1868, que terminó con el exilio de Isabel II y con la proclamación de la I República Española.

Mi buen amigo el periodista Ignacio Coll me había estado persiguiendo todo el verano para garantizar mi presencia allí. Y al final lo consiguió, pero ahora me alegro de que lo consiguiera y le doy las gracias por su tesón. Gracias a él pude actualizar mis ideas sobre la revolución tecnológica y compartirlas con entrañables amigos y colegas.

La tecnología basada en el conocimiento científico es al mismo tiempo uno de los productos más característicos de la creatividad humana, y uno de los soportes más eficientes de ésta. Los estudiosos de la economía industrial y de la historia de la técnica y de la ciencia saben muy bien esto: los sistemas sociales en los que se produce la innovación tecnológica son sistemas complejos. Las tecnologías son configuradas por las sociedades humanas y éstas son transformadas y condicionadas por aquellas, en un proceso de carácter complejo,  no lineal, en el que hay continuas relimentaciones.

El propósito de las reflexiones que propuse en mi intervención en Béjar era sencillo: analizar las circunstancias de la historia de la revolución industrial y de los cambios sociales  que la acompañaron hace ahora 150 años, para esclarecer algunas de las opciones en las que deberíamos empezar a pensar ya con la vista puesta en el futuro. Lo primero que sabemos es que los cambios sociales y tecnológicos no se producen desconectados entre sí, sino entrelazados íntimamente. Y que las nuevas tecnologías y los nuevos sistemas de producción nos obligan a poner el énfasis no tanto en las máquinas y en las condiciones geográficas de nuestra sociedad, cuanto en la capacidad creativa de nuestros científicos e ingenieros y en la capacidad de conexión e intercambio de nuestro sistema de innovación industrial en una red mundial de innovaciones tecnológicas.

Béjar fue un ejemplo en el pasado de sinergia entre factores que hicieron posible una versión peculiar de la revolución industrial y de la revolución social y política que conmemoramos. Deberíamos esforzarnos en diseñar al menos los rasgos generales de la nueva situación que permita a Bejar no tanto repetir su papel de pequeña Manchester castellana, cuanto desempeñar un nuevo papel como sede del talento tecnológico futuro. La Universidad de Salamanca debería apostar fuerte por hacer de Béjar la sede de la nueva ingeniería del conocimiento que reclama la sociedad actual.

 
 

Página 1 de 8

Encuesta

Valore las Fiestas de Béjar





 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 23 invitados conectado(s)