Red Purple Black

Opinión

Los vecinos de la Plaza Mayor al límite por la situación de Víctor Gorzo y la pasividad de las autoridades

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 31 de Julio de 2013 01:33

Miguel Rodero / Las redes sociales con presencia en Béjar arden con mensajes como el siguiente Si tenéis que pasar obligatoriamente por Víctor Gorzo ir con mil ojos. Los h.p. tiran un carricoche de bebe a los coches y luego dicen que iba el niño montado” o “Cuidado a los que pasáis con los coches, lo último que les han enseñado a los niños es que se tiren a los retrovisores para así decir que los as atropellado”.

Más allá de si estas afirmaciones suceden todos los días, son actos puntuales o pasan al baúl de las leyendas urbanas, lo cierto es que la zona colindante a Víctor Gorzo se está convirtiendo en un gueto que atemoriza a vecinos, que para entrar y salir de sus casas aseguran sentir miedo. Un miedo recrudecido por el aumento de actos violentos, robos, vandalismo, insultos y amenazas que se está viviendo en esta determinada zona de la ciudad textil.

Tal y como puede conocer este medio, un grupo de vecinos estarían manteniendo conversaciones para atajar esta situación ante lo que ellos consideran “pasividad de las autoridades”, y si bien no nos trasmiten que utilicen la violencia como herramienta, dicen claramente estar “al límite de lo que podemos soportar”. Un sentimiento que se ha profundizado tras la última paliza que propinaron a una mujer mientras trabajaba en un establecimiento comercial de la zona.

La indignación ciudadana va en aumento, y así los vecinos manifiestan en foros que esta situación supone “Una vergüenza que nadie haga nada y los que vivimos en Víctor Gorzo nos tragamos toda esta mierda. Invito a la señora juez que lleva el caso que venga a vivir unos días a mi casa para que vea en las condiciones que vivimos”.

 

Reflexión tras el "cierre" de un punto de venta de droga en Béjar

PDFImprimirE-mail

Viernes, 12 de Julio de 2013 01:39

Miguel Rodero / Recientemente hemos podido tener noticias de un ajuste de cuentas en Béjar en un conocido punto de venta de estupefacientes en la calle Obispo Zarranz. Y es que no somos pocos los que nos preguntamos ¿cómo es posible que durante años se venda droga en una casa de Béjar, sea conocido por todos, y la policía solo actúe (o le dejen actuar) cuando se realiza un ajuste de cuentas?

Es al menos cuestionable, y esto sin querer pensar mal, que alguien no está desempeñando muy correctamente su trabajo, ¿o era yo el único que conocía el “mecanismo de la cestilla” que se utilizaba para dispensar droga desde el inmueble?

Me gustaría que el próximo día que multen a un ciudadano en Béjar con una sanción mínima de 300 euros en base al artículo 25.1 de la Ley Orgánica 1/92 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana (consumir o portar estupefacientes), el comisario, juez o quien corresponda se informe de donde ha adquirido dicha sustancia, y que entonces actúen con el mismo rigor policial y judicial sobre quienes se lucran de vender indiscriminadamente sustancias ilegales. O tal vez quieran continuar permitiendo que Béjar se convierta en una ciudad donde los ajustes de cuentas sean la forma de cerrar negocios perniciosos.

 
 

Ruta Vetona: 100 kilómetros marcados por el excelente trato humano y la deportividad

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 26 de Junio de 2013 10:07

Pasados unos días desde la celebración de la Ruta Vetona, y aún con agujetas en el cuerpo, me gustaría valorar esta experiencia deportiva realizada por la comarca bejarana.

Miguel Rodero / La prueba comenzó a publicitarse con muchas luces y sombras, pero la incertidumbre se fue disipando a medida que se aproximaba la fecha de la salida; los caminos se desbrozaban, se balizaban las rutas, se coordinaban los 160 voluntarios que han participado y las inscripciones aumentaban hasta prácticamente aglutinar 300 deportistas, un buen número para una primera edición de una prueba de ultrafondo como son Los 100 de Béjar.

Sin duda, y así me consta, la organización realizará una valoración meticulosa de toda la jornada, y tendrán que ser críticos con algunos aspectos como el trazado para MTB, el cual en mi opinión se debería reajustar en algunos tramos, o mejorar el balizamiento en algunos cruces muy concretos. Pero sería absolutamente injusto que por estas pinceladas que son fácilmente subsanables en futuras ediciones, y que además suceden incluso en pruebas que llevan mucho mas rodaje, se criticase en sobremanera la primera edición de la Ruta Vetona.

Si por algo ha destacado esta prueba deportiva es por su dureza, por la belleza del recorrido y por encima de todo por la calidez que han aportado sus voluntarios y organizadores. No he hablado con un solo participante que no pusiera en valor el maravilloso trato humano que han mostrado los 160 voluntarios de los Grupos de Montaña, personal de los Ayuntamientos, Protección Civil, Cruz Roja y vecinos de los municipios. Y esto sí es un autentico punto a favor para esta prueba, y es obligación de todos reconocer la labor altruista y esmerada de todos ellos, quienes te recibían en cada avituallamiento con una sonrisa, palabras de ánimo y amabilidad, lo cual se agradece siempre, pero en sobremanera cuando uno está “deshecho” por la dureza del trazado.

Cabe destacar el sano espíritu deportivo que se ha respirado en toda la carrera. Se dice que el deporte saca lo mejor de cada uno, y eso ha sido una realidad en La Ruta Vetona, donde las muestras de deportividad se presenciaban en cada kilómetro, alejando el espíritu competitivo de los participantes y mostrando la cara bonita de estas jornadas exigentes.

En mi particular crítica quiero centrarme en felicitar a todos los organizadores y a todos los voluntarios. La calidez y el excelente trato humano se ha convertido en la bandera de la Ruta Vetona, y eso no es una cuestión de presupuesto o disciplina, sino de amor al deporte, por ello esta prueba continuará siendo un éxito con el esfuerzo de todos.

 
 

Cuando lo inesperado te alegra la mañana

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 05 de Junio de 2013 23:47

Una opinión de Cipriano González Hernández / Salía de casa para ver las actividades que la Fundación Premysa tenía programadas en el Parque Municipal de Béjar con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente. Es miércoles, 5 de junio, y luce el sol como si quisiera sumarse a la fiesta en una mañana auténticamente primaveral de esas que ya todos estábamos demandando para poder disfrutarlas.

Antes de llegar al Parque ya oyes la algarabía de las risas y voces infantiles, esas que a los maestros nos hacen recordar jornadas de hace muchos años y que siempre son gratas a la memoria. Entras en el parque ya predispuesto. Mesas, circuitos con cintas de colores, talleres de los más variados temas medioambientales, pero lo más importante: niños y niñas, voluntarios y voluntarias comandadas por los responsables técnicos de la Fundación Premysa.

No dabas abasto a mirar, no había rincón del Parque que no estuviera ocupado con juegos y actividades lúdicas, pero de repente lo inesperado: los residentes de El Buen Pastor, las usuarios de AFABECO, los residentes del CAMPYCO… todos acompañados de sus cuidadoras, unos haciendo sombreros de papel increíbles, otros haciendo pulseras y llaveros, otros simplemente disfrutando de un hermoso día en el parque. Me cuentan con orgullo que había una señora que llevaba cinco años sin salir de la residencia y que estaba allí encantada: maravilloso

Comparto con ellos unos retazos de conversación, me intereso por cómo lo están pasando, hablamos de sol, de la primavera a la que tanto le está costando llegar, en fin hablamos y compartimos un tiempo hermoso en un lugar hermoso con una disculpa hermosa. Y de regalo que me hacen una pulsera. Gracias.

Y junto a ellos los tradicionales ocupantes del parque, los mayores que los disfrutan cada día y que hoy tenían nuevos compañeros y los niños pequeños con sus abuelos en la zona de juegos hoy muy ocupada por usuarios poco habituales.

Regreso a casa con la sensación de que me han alegrado la mañana, de que con muy poco dinero, eso sí con mucho trabajo colectivo en imaginación y organización, se ha logrado una jornada para muchos inolvidable. A otros, lamentablemente, el maldito “alzhéimer” se encargará de borrar este buen rato que ha pasado juntos. Seguro que a los más jóvenes no se les olvida y poco a poco irán llenando su “mochila” con hábitos más sostenibles y con conocimientos de uso cotidiano que deben favorecer la disminución del consumo innecesario, reducir al máximo los residuos o reutilizarlos siempre que sea posible. En suma están trabajando para hoy pero con la vista puesta en mañana que es el objetivo central de la educación. Y si además lo hacen desde la participación y desde el compromiso, “miel sobre hojuelas”. Tal vez me queda la duda de si han estado presentes todos los que debían estar, que creo que no, pero eso no empaña el que el paseo por el Parque me haya alegrado la mañana.

Ciertamente es un buen día.

 
 

La Policía Local de Béjar se convierte en chofer de Alejo Riñones

PDFImprimirE-mail

Miércoles, 05 de Junio de 2013 23:24

Miguel Rodero / Retraernos en el tiempo festejando el Corpus, engalanar la ciudad de Béjar como en los mejores años del fascismo y convertir a los curas en los protagonistas de un estado aconfesional han debido de producir algún efecto de enajenación mental sobre Alejo Riñones y la Policía Local, uno creyéndose ser el duque de la ciudad y otros sus fieles escuderos.

De no ser así no me explico los motivos para que el Alcalde (y compañía) se desplace por la ciudad en coche patrulla, y que el policía local convertido en chofer le abra la puerta al Alcalde (y compañía) para acceder al vehículo.

Supongo que ahora, como ya sucediese en una ocasión anterior, algunos policías locales se ofenderán por retratar su trabajo, pero con quien se tenían que ofender es con quien les convierte en siervos y no quien da a conocer esta bochornosa actitud.

Los recursos municipales y los impuestos de los ciudadanos no se pueden utilizar para uso y disfrute del Alcalde y sus concejales, y por tanto la policía no debe estar para realizar tareas de chofer para el Alcalde (y compañía).

Si los hombres de  musgo volvieran a bajar de La Centena para reconquistar Béjar serían ellos y no los musulmanes los que, como dice la leyenda, gritaran “traición, traición”, al ver como la ciudad se han convertido en el reducto de la sinrazón, y donde suceden cosas que nos escandalizan incluso cuando las vemos en películas que retratan el siglo XIX.

Enlace original: http://miguelrodero.wordpress.com/2013/06/04/la-policia-local-de-bejar-se-convierte-en-chofer-de-alejo-rinones/

 
 

Página 9 de 12

Encuesta

¿Tiene decidido su voto para las próximas elecciones municipales?



 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 39 invitados conectado(s)