Red Purple Black

Opinión

Monbús "sigue incumpliendo sus compromisos en la concesión pública de la línea Aldeanueva-Madrid"

PDFImprimirE-mail

Domingo, 14 de Octubre de 2018 22:38

Una opinión de José Muñoz Domínguez – Hace un par de semanas hice pública mi protesta por el deficiente servicio que viene ofreciendo esta empresa en cuanto a impuntualidad, desinformación, imprevisión, mal trato al usuario y mala cobertura para algunos pueblos de nuestra zona. Podría esperarse alguna mejora, como mínimo el estricto cumplimiento de las condiciones del contrato público en esa línea, pero no, todo sigue igual o tirando a peor, como he podido constatar la tarde de hoy, 14 de octubre de 2018.

Monbús se comprometió con la Administración a tomar salida en Béjar todos los domingos del año a las 16,47 h., pero esta tarde no se ha producido hasta pasadas las 17 h. (un cuarto de hora de retraso en un tramo de sólo 25 km desde Aldeanueva). El transbordo en Piedrahíta ha sido un caos al desconocer los conductores en qué coche viajarían los usuarios con destino Ávila o Madrid: desconcierto y follón garantizados y mayor retraso. La salida de Pidrahíta tendría que haberse producido a las 17,40 h. de acuerdo con los horarios oficiales, pero eran las 18,05 h. y todavía estábamos subiendo al último bus (foto 1), es decir, con un retraso acumulado de 25 minutos. La llegada a Ávila, establecida para las 18,30 h., se ha verificado a las 19,11 h.: retraso total de 41 minutos desde Béjar.

El problema de un retraso como este no sólo radica en el incumplimiento de lo acordado entre empresa y Administración ni en la pérdida de tiempo para el viajero, sino también en la imposibilidad de enlace con otras líneas y otros destinos. En el caso de hoy, varias personas daban por perdido un tren con salida a las 19 h. y los cuatro usuarios que hacíamos transbordo hacia Segovia (con salida a las 19,15 h.) hemos estado a punto de quedarnos en tierra y tener que hacer noche en Ávila o seguir viaje en taxi, con el consiguiente desembolso extra de unos 70 euros.

Cualquiera entiende que pueda producirse algún retraso o incidencia ocasional en la prestación de un servicio de transporte de viajeros, pero no en todas y cada una de las ocasiones, como es hasta ahora mi experiencia. Espero que las cosas cambien ostensiblemente y para mejor (¿con la ayuda de nuestros representantes políticos, si son capaces de sacudirse la modorra…?) o bien que esta empresa pierda la concesión de un servicio cuyas condiciones ha demostrado ser incapaz de cumplir.

 

"La Universidad de Salamanca debería apostar fuerte por hacer de Béjar la sede de la nueva ingeniería del conocimiento"

PDFImprimirE-mail

Domingo, 07 de Octubre de 2018 02:35

Una opinión de Miguel Ángel Quintanilla / Siempre he pensado que la Escuela de Ingenieros de Béjar es una parte del patrimonio universitario de Salamanca que hay que preservar y potenciar con sumo cuidado. Incluso a pesar del pesimismo que se extiende, a veces, en su propio entorno. Por eso me encantó asistir a las jornadas que el Centro de Estudios Bejaranos celebró la semana pasada, con motivo del 150 aniversario de la participación de los bejaranos heroicos en la Revolución de 1868, que terminó con el exilio de Isabel II y con la proclamación de la I República Española.

Mi buen amigo el periodista Ignacio Coll me había estado persiguiendo todo el verano para garantizar mi presencia allí. Y al final lo consiguió, pero ahora me alegro de que lo consiguiera y le doy las gracias por su tesón. Gracias a él pude actualizar mis ideas sobre la revolución tecnológica y compartirlas con entrañables amigos y colegas.

La tecnología basada en el conocimiento científico es al mismo tiempo uno de los productos más característicos de la creatividad humana, y uno de los soportes más eficientes de ésta. Los estudiosos de la economía industrial y de la historia de la técnica y de la ciencia saben muy bien esto: los sistemas sociales en los que se produce la innovación tecnológica son sistemas complejos. Las tecnologías son configuradas por las sociedades humanas y éstas son transformadas y condicionadas por aquellas, en un proceso de carácter complejo,  no lineal, en el que hay continuas relimentaciones.

El propósito de las reflexiones que propuse en mi intervención en Béjar era sencillo: analizar las circunstancias de la historia de la revolución industrial y de los cambios sociales  que la acompañaron hace ahora 150 años, para esclarecer algunas de las opciones en las que deberíamos empezar a pensar ya con la vista puesta en el futuro. Lo primero que sabemos es que los cambios sociales y tecnológicos no se producen desconectados entre sí, sino entrelazados íntimamente. Y que las nuevas tecnologías y los nuevos sistemas de producción nos obligan a poner el énfasis no tanto en las máquinas y en las condiciones geográficas de nuestra sociedad, cuanto en la capacidad creativa de nuestros científicos e ingenieros y en la capacidad de conexión e intercambio de nuestro sistema de innovación industrial en una red mundial de innovaciones tecnológicas.

Béjar fue un ejemplo en el pasado de sinergia entre factores que hicieron posible una versión peculiar de la revolución industrial y de la revolución social y política que conmemoramos. Deberíamos esforzarnos en diseñar al menos los rasgos generales de la nueva situación que permita a Bejar no tanto repetir su papel de pequeña Manchester castellana, cuanto desempeñar un nuevo papel como sede del talento tecnológico futuro. La Universidad de Salamanca debería apostar fuerte por hacer de Béjar la sede de la nueva ingeniería del conocimiento que reclama la sociedad actual.

 
 

La empresa de transporte de viajeros Monbús es incapaz de dar un servicio decente en la línea Aldeanueva-Madrid

PDFImprimirE-mail

Lunes, 01 de Octubre de 2018 07:15

Una opinión de José Muñoz Domínguez / ¿Cómo es posible que con dos empresas en competencia sobre la misma línea ­–CEVESA y Monbús–, el servicio sea PEOR que cuando operaba una sola empresa?

Soy usuario habitual de esta línea entre Béjar y Ávila y, después de haber sufrido las actuales condiciones del servicio de Monbús, considero mi obligación denunciar públicamente estas deficiencias y carencias, independientemente de la presentación de queja formal por escrito o, en su caso, de una denuncia ante el Órgano competente.

Impuntualidad

Desde que el pasado 27 de agosto comenzase a operar esta empresa, en competencia con CEVESA para la línea Aldeanueva del Camino-Madrid ­(aún con diferencias de ruta y destino final), ninguna de las veces que lo he utilizado ha llegado o salido a su hora, con retrasos acumulados de entre 10 minutos (hoy mismo) a más de una hora (transbordo en Piedrahíta hace unas semanas). Otros viajeros con los que he hablado constatan retrasos similares en días en los que yo no utilicé el servicio: una media de 20 minutos respecto de lo establecido en sus horarios. No me entra en la cabeza que se puedan acumular retrasos tan significativos en los escasos 25 km que median entre Aldeanueva y Béjar: ¿cómo se puede explicar esto?

Desinformación

Por otra parte, la publicitación de horarios en las estaciones de autobuses brilla por su ausencia. Por dos veces se lo hice saber a los conductores en semanas consecutivas y, hasta ahora, sólo he visto que lo hayan cumplido en la estación de Ávila, pegados de forma un tanto cutre a una columna.

Impresión, mal trato al viajero y pueblos sin servicio

Como deficiencias inaceptables hay que contar, sin embargo, hechos en los que ha llegado a intervenir la policía o la Guardia Civil, como lo ocurrido en Madrid hace unas semanas y hoy mismo en la localidad abulense de Villatoro, donde la imprevisión de la empresa ha estado a punto de dejar en tierra a una decena de usuarios por ir completo el autobús. Por suerte, estos usuarios plantaron cara a la empresa, llamaron a la Guardia Civil y bloquearon la carretera. El conductor se vio obligado a llamar a sus superiores para que enviasen otro vehículo con el que reforzar el servicio (algo que tendrían que haber previsto sin necesidad de que se montara la que se ha montado, con mayor retraso para los demás viajeros, quienes se mostraron –o nos mostramos– solidarios). Por cierto, en las siguientes paradas de la ruta esperaban bastantes más usuarios a los que se habría dejado en tierra de no haberse obligado a la empresa a reforzar el servicio. Esta actitud exigente de los usuarios demuestra que los habitantes de nuestros pueblos no somos las ovejas pacientes que algunos quisieran, sino que estamos dispuestos a reclamar nuestros derechos, adquiridos por vía de impuestos: esos mismos impuestos que permiten a empresas como Monbús o CEVESA operar en nuestra zona, pues se trata de concesiones estatales sustentadas sobre ayudas públicas que pagamos entre todos, incluidos los habitantes de las localidades donde se han quedado sin servicio, y esa es la parte más grave de este asunto: la supresión de la línea en varios pueblos de nuestra zona (hasta donde conozco, Puerto de Béjar y Vallejera en la comarca de Béjar) y varios más en la comarca de El Barco de Ávila.

En definitiva, tanto CEVESA como Monbús están demostrando ser incapaces de dar un servicio decente a nuestros pueblos. Espero que los representantes políticos de las localidades afectadas se pongan manos a la obra –si no lo están haciendo ya– para defender los intereses de los habitantes de estas comarcas dejadas de la mano de dios. Estaremos atentos a tales progresos; entre tanto, invito a otros usuarios a denunciar públicamente las deficiencias que hayan sufrido de estas dos empresas, a ver si entre todos conseguimos sacudirnos la caspa tercermundista que nos ofrecen.

 
 

Las pruebas deportivas atraen mucho más que turismo a la comarca bejarana

PDFImprimirE-mail

Domingo, 27 de Mayo de 2018 00:55

Una opinión de Miguel Rodero / Quienes este fin de semana han salido a la calle tanto en Béjar, Candelario, o incluso Miranda del Castañar, han podido ver muchos aficionados a la bicis que han dejado su huella en alojamientos, bares, comercios, gasolineras… constatando que el turismo deportivo es una tendencia en Béjar, y que con motivo de la Marcha Bedelalsa atrae a nuestras tierras a cientos de deportistas, acompañados de familiares y amigos, que quieren disfrutar y sentir todo lo que nuestra comarca tiene que ofrecerles.

Pero el impulso económico y social que supone esta y otras pruebas como podemos hablar del Open de Tenis, Duatlon Cross, Campeonato de Castilla y León de Trail, Ultrail La Covatilla, Carrera del Pavo, Marcha de Otoño, Freestyle Ciudad de Béjar… no es exclusivamente el de atraer turismo, sino que entre otras funciones está logrando recuperar y mantener sendas, caminos y cañadas que con la “caída” de la actividad ganadera estaban prácticamente impracticables. Ejemplo de ello es la gran labor de limpieza y desbroce de caminos que realizan los voluntarios y voluntarias de la Ruta Vetona, o la recuperación que gracias a la celebración en Candelario de la carrera Arrebatacapas se ha realizado de la vía romana de Puente Nueva hasta la presa de Navamuño.

El atractivo deportivo que exporta la falda de nuestra sierra es una gran marca para todos los municipios de la comarca, y todas estas pruebas han logrado algo que hace años parecía impensable: La unidad entre los municipios y sus habitantes que han puesto de manifiesto la importancia de la colaboración para alcanzar objetivos en beneficio de todos.

 
 

El Museo Judío de Béjar: Un ejemplo de buen hacer

PDFImprimirE-mail

Martes, 08 de Mayo de 2018 03:46

Miguel Rodero / En el caminar de Béjar como escenario turístico tenemos la obligación de poner en valor, sin menospreciar a nadie, el buen hacer de quienes son parte viva de la consolidación del proyecto que desempeña la cabeza de comarca para ser un destino destacado de interior.  Y como no podía ser de otra manera los museos son pieza fundamental de la imagen exterior de la ciudad, exponiendo el pasado para no olvidar las raíces de esta tierra.

En ese buen hacer cabe destacar el trabajo desempeñado desde el Museo Judío David Medul de Béjar, un espacio museístico que no solo trabaja el edificio propiamente dicho, desde donde se nos ofrecen un viaje que empieza con la presencia de los primeros judíos en Béjar y su comarca y se extiende por el mundo sefardí hasta nuestros días, sino que han sabido darle el plus necesario a su actividad mediante una serie de elementos que hace “grande” este espacio.

  • Una página web actualizada, atractiva e intuitiva donde conocer todo lo necesario de este museo y su actividad.
  • Su presencia en las redes sociales, activa y acorde a su actividad, se ve fortalecida al interactuar con los visitantes en espacios como TripAdvisor, donde el Director de Relaciones Públicas del Museo Judío David Melul responde atentamente cada comentario que el público realiza (puede parecer una tontería pero esto hoy en día es vital para potenciarse turisticamente).
  • La realización de actividades paralelas a la actividad del museo, como por ejemplo La Salamanquesa, es un valor añadido para el centro cultural.
  • Un equipo que envía notas de prensa detalladas y con imágenes, de cada actividad que realizan, ayuda a que se conozcan sus movimientos.
  • Un precio simbólico de 1,5 euros que no desanima a visitar el espacio, siendo gratis para los niños menores de 12 años y miembros de la Asociación de Amigos del Museo, y entrada reducida a jubilados y grupos.
  • La posibilidad de realizar una visita virtual del Museo Judío David Medul. Algo, si no me equivoco, único en Béjar.

Sin duda el Museo Judío de Béjar es un buen ejemplo de como potenciar un espacio turístico, y desde luego es obligatorio ir a visitarlo si aún no lo conoces.

 
 

Página 1 de 11

Encuesta

¿Tiene decidido su voto para las próximas elecciones municipales?



 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 56 invitados conectado(s)