Red Purple Black

Opinión

Las pruebas deportivas atraen mucho más que turismo a la comarca bejarana

PDFImprimirE-mail

Domingo, 27 de Mayo de 2018 00:55

Una opinión de Miguel Rodero / Quienes este fin de semana han salido a la calle tanto en Béjar, Candelario, o incluso Miranda del Castañar, han podido ver muchos aficionados a la bicis que han dejado su huella en alojamientos, bares, comercios, gasolineras… constatando que el turismo deportivo es una tendencia en Béjar, y que con motivo de la Marcha Bedelalsa atrae a nuestras tierras a cientos de deportistas, acompañados de familiares y amigos, que quieren disfrutar y sentir todo lo que nuestra comarca tiene que ofrecerles.

Pero el impulso económico y social que supone esta y otras pruebas como podemos hablar del Open de Tenis, Duatlon Cross, Campeonato de Castilla y León de Trail, Ultrail La Covatilla, Carrera del Pavo, Marcha de Otoño, Freestyle Ciudad de Béjar… no es exclusivamente el de atraer turismo, sino que entre otras funciones está logrando recuperar y mantener sendas, caminos y cañadas que con la “caída” de la actividad ganadera estaban prácticamente impracticables. Ejemplo de ello es la gran labor de limpieza y desbroce de caminos que realizan los voluntarios y voluntarias de la Ruta Vetona, o la recuperación que gracias a la celebración en Candelario de la carrera Arrebatacapas se ha realizado de la vía romana de Puente Nueva hasta la presa de Navamuño.

El atractivo deportivo que exporta la falda de nuestra sierra es una gran marca para todos los municipios de la comarca, y todas estas pruebas han logrado algo que hace años parecía impensable: La unidad entre los municipios y sus habitantes que han puesto de manifiesto la importancia de la colaboración para alcanzar objetivos en beneficio de todos.

 

El Museo Judío de Béjar: Un ejemplo de buen hacer

PDFImprimirE-mail

Martes, 08 de Mayo de 2018 03:46

Miguel Rodero / En el caminar de Béjar como escenario turístico tenemos la obligación de poner en valor, sin menospreciar a nadie, el buen hacer de quienes son parte viva de la consolidación del proyecto que desempeña la cabeza de comarca para ser un destino destacado de interior.  Y como no podía ser de otra manera los museos son pieza fundamental de la imagen exterior de la ciudad, exponiendo el pasado para no olvidar las raíces de esta tierra.

En ese buen hacer cabe destacar el trabajo desempeñado desde el Museo Judío David Medul de Béjar, un espacio museístico que no solo trabaja el edificio propiamente dicho, desde donde se nos ofrecen un viaje que empieza con la presencia de los primeros judíos en Béjar y su comarca y se extiende por el mundo sefardí hasta nuestros días, sino que han sabido darle el plus necesario a su actividad mediante una serie de elementos que hace “grande” este espacio.

  • Una página web actualizada, atractiva e intuitiva donde conocer todo lo necesario de este museo y su actividad.
  • Su presencia en las redes sociales, activa y acorde a su actividad, se ve fortalecida al interactuar con los visitantes en espacios como TripAdvisor, donde el Director de Relaciones Públicas del Museo Judío David Melul responde atentamente cada comentario que el público realiza (puede parecer una tontería pero esto hoy en día es vital para potenciarse turisticamente).
  • La realización de actividades paralelas a la actividad del museo, como por ejemplo La Salamanquesa, es un valor añadido para el centro cultural.
  • Un equipo que envía notas de prensa detalladas y con imágenes, de cada actividad que realizan, ayuda a que se conozcan sus movimientos.
  • Un precio simbólico de 1,5 euros que no desanima a visitar el espacio, siendo gratis para los niños menores de 12 años y miembros de la Asociación de Amigos del Museo, y entrada reducida a jubilados y grupos.
  • La posibilidad de realizar una visita virtual del Museo Judío David Medul. Algo, si no me equivoco, único en Béjar.

Sin duda el Museo Judío de Béjar es un buen ejemplo de como potenciar un espacio turístico, y desde luego es obligatorio ir a visitarlo si aún no lo conoces.

 
 

La importancia de la presencia de Béjar en las ferias de turismo

PDFImprimirE-mail

Domingo, 22 de Abril de 2018 11:06

Una opinión de Miguel Rodero / Con la llegada de cada espacio festivo nos estamos acostumbrando a que la ciudad de Béjar y su comarca tomen aire con el pulmón que supone el turismo que se acerca a disfrutar de nuestra cultura, eventos y naturaleza. Sin embargo este aumento progresivo de visitantes no es resultado de la casualidad sino de un proyecto que ya nota sus frutos a corto plazo.

La presencia de la ciudad de Béjar en Fitur, la “Feira das Tradições e Atividades Económicas” de Pinhel o Feria B-Travel, fortalecida por vídeos promocionales y campañas especificas en redes sociales, publicaciones en revistas especializadas del sector e inversiones en la propia ciudad, han situado a la ciudad textil como un destino adecuado para particulares y turoperadores, que han percibido un renacer en la cabeza de comarca con mucho que ofrecer pero sin ser víctimas de la saturación y precios elevados de los destinos de moda.

En la actualidad se estima que las ferias de turismo absorben un 20% de los recursos mundiales destinados al márketing turístico, este hecho, unido al creciente poder de convocatoria que siguen teniendo las ferias, lleva a no poder cuestionar las consecuencias favorables de la presencia de Béjar en las mismas.

Las primeras pinceladas arrojan los suficientes indicios como para guardar los discursos “paletos” que llegan con cada inversión que realiza el departamento de turismo en Ferias o eventos. Las vagas insinuaciones de que la presencia en las Ferias supone unos días de vacaciones para los asistentes no solo muestran un desconocimiento total del trabajo y agotamiento que supone acudir a una Feria, sino que obvia el dinero que revierte en la ciudad cada euro invertido en promoción.

Además las Ferias no son solo la posibilidad de que miles de particulares y profesionales del sector visiten nuestro stand y observen lo que tenemos que ofrecer, sino que este tipo de eventos generan grandes sinergias entre asociaciones, profesionales en toda la amplitud del sector (agencias, periodistas, escritores, cineastas…) cuyos frutos no se ven en la inmediatez, pero si tienen una proyección a medio-largo plazo.

Y por supuesto se producen reuniones y hermanamientos que derivan en nueva oportunidades tanto a nivel turístico como empresarial.

Béjar tiene que diversificar su presente y futuro, pero uno de sus cauces es indudablemente el turismo sostenible y esta fuerte apuesta del consistorio en la actual legislatura tiene que contar con apoyo político, empresarial y sobre todo ciudadano. Ninguna ciudad llega a ser un destino turístico de especial interés si sus propios ciudadanos no empujan los primeros del carro.

Si en algo tenemos que objetar es en la ausencia de estudios concretos sobre el impacto turístico en Béjar, sin duda un trabajo que podrían hacer desde el departamento de turismo para analizar las fortalezas y debilidades de la ciudad, valorar las impresiones de los visitantes e incluso saber cual es el gasto, y en que se produce, de los turistas que acuden a nuestro precioso enclave. Trabajo pendiente que será necesario en la segunda etapa del proyecto si queremos continuar creciendo.

 
 

En Béjar urge la convocatoria de una mesa de coordinación para frenar la despoblación

PDFImprimirE-mail

Domingo, 08 de Abril de 2018 02:04

Una opinión de Miguel Rodero / La realidad de despoblación y falta de oportunidades que padece Béjar en las últimas décadas no es exclusiva de la ciudad textil, y prueba palpable de ello es que el presidente de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Francisco Reyes, ha pedido recientemente que la despoblación se aborde “como un problema de Estado en España”.

El mundo rural esta siendo duramente atacado y los municipios carecen de herramientas reales para defenderse. Y esto no es una excusa para que los consistorios locales no defiendan los intereses de sus vecinos y vecinas, sino para comprender que muchos de los problemas que afectan directamente a Béjar y su comarca no son exclusivamente responsabilidad de los representantes políticos de nuestra zona, sino que las agendas se cierran a niveles más altos. Sinceramente cuesta creer que simplemente cambiando el color político de Béjar se revierta la perdida de población, ya que similar realidad sobre la perdida de población que vive nuestra comarca, lo sufre las tierras de Ciudad Rodrigo o Peñaranda de Bracamonte en Salamanca o prácticamente cualquier espacio rural sobre la que pongamos la lupa en España.

Ante esta situación buscar responsables en necesario, pero no más que buscar soluciones, y por ello la ciudad de Béjar debe abanderar su posición de cabeza de comarca y actuar analizando el problema desde estudios y diagnósticos que aglutinen no solo la perspectiva de los partidos políticos, sino de muchos otros actores que pueden aportar luz al duro problema que sufrimos y que ha desembocado en una bajada de 1.795 habitantes solo en la ciudad de Béjar en la ultima década.

Saber analizar las debilidades, fortalecer nuestras opciones, crear una “agenda municipal” con el compromiso de cumplimiento por todos los partidos políticos, deben ser los principales aspectos a tratar en la más que necesaria mesa de coordinación para frenar la despoblación que debemos abordar con urgencia.

Comenzaba diciendo que el problema no es solo de Béjar, pero tal vez entre todos si tengamos soluciones reales y palpables que podamos poner sobre una mesa de coordinación y donde las afiliaciones políticas, sindicales, empresariales, mediáticas… estén presentes para sumar, pero nunca para enturbiar la necesidad de alcanzar acuerdos.

Mi alegato puede parece una utopía inalcanzable, pero cada cual deberá valorar si los egos son más importantes que el futuro, y si queremos que de una vez por todas el 100% de la población se sienta orgullosa de sus representantes, sean o no a los que votaron o apoyan.

La generosidad de quien gobierna para realizar esta convocatoria y la responsabilidad del resto de la oposición y convocados para acudir “sin memoria” y con proyectos sería fundamental para alcanzar acuerdos y refrendar soluciones.

 
 

José Muñoz considera que la eliminación de especies invasoras en el lago de la Casa de Campo debe servir de "aviso"

PDFImprimirE-mail

Jueves, 14 de Diciembre de 2017 03:08

Una opinión de José Muñoz Domínguez / Con motivo de las obras de limpieza y reparación del lago de la casa de Campo de Madrid, el Ayuntamiento de la capital aprovechará para eliminar miles de peces de especies alóctonas e invasoras (carpas, carpines, gambusias y percasoles, principalmente; más datos en este enlace)

En Béjar, nuestro alcalde pescadero sólo piensa en engordar a las criaturas de colores con las que ha repoblado el estanque de El Bosque para que también engorden (según le dice el señor interventor) las arcas públicas. Está por ver con qué clase de permisos cuenta, pero lo único cierto es que no se puede hacer lo que este tipo lleva haciendo desde que tomó posesión de su poltrona (ante la pasividad de la oposición, por cierto).

La Casa de Campo de Madrid tiene mucho en común con nuestra villa de recreo, pues, aparte de tratarse de un BIC-Jardín Histórico, su origen es la antigua casa de campo de los Vargas, una quinta de recreo que fue adquirida por Felipe II en 1562: misma época, idéntico tipo arquitectónico. A partir de esa fecha y con la intervención del arquitecto Juan Bautista de Toledo, el monarca mejoró el edificio, sus jardines, huertas, praderas y bosques, pero, sobre todo, ordenó la construcción de varios estanques con la misma técnica, la presa denominada “holandesa”, por la participación de artífices de esos territorios europeos, como Pietre Janson, Adriaen Van der Müller, etc. En la villa madrileña se construyeron hasta cinco estanques, denominados “Grande”, “del Medio”, “del Norte”, “Longuillo y “de la Higuera”, parte de los cuales quedaron fusionados en el lago actual. También conviene recordar que en España tan sólo quedan dos obras de este tipo: la presa de Ontígola cerca de Aranjuez y el estanque de El Bosque de Béjar, motivo más que suficiente para cuidar de ella y de las especies autóctonas que alberga, muchas de ellas protegidas (particularmente los anfibios), en vez de tratar de sacarle tajada como criadero de especies invasoras.

Pero ya sabemos que todas estas sutilezas no traspasan las entendederas del amo del cortijo. Espero que sirvan de algo a los bejaranos sensibles que valoran su patrimonio y tal vez a los representantes de la oposición.

 
 

Página 1 de 11

Encuesta

Como observa la situación laboral en Béjar...




 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 39 invitados conectado(s)