Red Purple Black

Opinión

La crispación política en Béjar alcanza el nivel 10 de la escala "Sálvame"

PDFImprimirE-mail

Sábado, 24 de Agosto de 2019 03:39

Una opinión de Miguel Rodero

En el año 2018 era la primera vez que el barómetro del CIS pregunta por la crispación y tensión instalada en la vida política. Y ya en esos tiempos, más tranquilos que ahora, el 91% de los españoles consideran que había bastante o mucha crispación, y curiosamente la mitad de ese grupo atribuye a los partidos políticos la responsabilidad principal sobre ese clima de dificultad.

No voy a extrapolar datos de nivel nacional a nivel local, pero no descubro la pólvora al asegurar que esos porcentajes no se alejarán mucho del sentir de los votantes bejaranos, es más la crispación en Béjar está a nivel 10 en la escala “Sálvame”.

Llegados a este punto la pregunta sería ¿a quién beneficia la crispación?. Pues supongo que todos pensarán que a ellos mismos.

El Partido Popular en su posición de reafirmarse como el partido ganador de las pasadas elecciones. El PSOE para subrayar que son el partido de Gobierno. Ciudadanos para mantenerse en ese papel de concesor (si me permiten la palabra que dudo esté en algún diccionario) y TAB en su necesidad de matizar que ellos son parte de la oposición.

Como ven ecuación compleja para despejar la “x” , y por ello formulo otra cuestión más adecuada: ¿Cómo devolver la dignidad y el respeto a las palabras? Pues como decía Eugenio Trías “¡Cultura, cultura y cultura, y educación por parte de todos! De gobierno y oposición. Porque la materia pendiente es el sector educativo y cultural”.

Demuestrenos amigos políticos que no tienen necesidad de utilizar unlenguaje político limitado, pobre, torpe y repetitivo. Que pueden argumentar sin mentar madres. Que son capaces de realizar una inteligencia en la crítica y utilicen la refinada ironía.

Y por favor, siempre respeto hacia el discurso del adversario. De no ser así se hace inviable el diálogo imprescindible en el logro de acuerdos que hagan factible el consenso. Ejemplo de ello el último pleno.

 

Centro de Ocio: ¿Cierre o limpieza?

PDFImprimirE-mail

Viernes, 02 de Agosto de 2019 14:23

 

Una opinión de Miguel Rodero

Una vez finalizado el pleno ordinario celebrado el pasado 29 de julio en Béjar diferentes personas entre el público asistente intervinieron para dirigir sus preguntas a la Alcaldesa. Entre ellos uno de los presentes interpeló a Elena Martín Vázquez con el fin de exponer su queja por la anómala situación que ha vivido el Centro de Ocio de la ciudad, espacio que ha sido cerrado repentinamente dejando sin actividad a los aproximadamente 450 inscritos en el mismo.

 

El indignado ciudadano no solo cuestionaba la actitud en su conjunto de la acción, sino que ponía en conocimiento público, y del resto de concejales presentes, la situación que él personalmente ha padecido por dicha decisión, siendo despedido el pasado día 15 de julio sin previo aviso de su puesto de trabajo en el Centro de Ocio donde ejercía tareas de mantenimiento, limpieza, vigilancia y coordinación. Situación agravada aún más por lo que podría ser un incumplimiento del contrato por parte del consistorio, que supondría un despido improcedente. Todo ello sumado a gestos toscos como cambiar las cerraduras de su puesto de trabajo cuando el trabajador aún no había retirado sus efectos personales de su habitual lugar de oficio.

Un planteamiento esgrimido desde el público que fue cortado por la Alcaldesa en base a que "los Plenos no son para tratar asuntos personales".

Debates a parte sobre si el despido de un trabajador asalariado por el Ayuntamiento es un asunto particular o colectivo (en mi humilde opinión los aspectos relativos a dinero público son colectivos afecten a uno o trescientos trabajadores), lo que más sorprendía del caso era la insensibilidad de un partido "socialista y obrero" en un aspecto laboral que no parecía tener demasiada enjundia, por lo menos hasta que uno rasca un poco y valora si la historia es al revés. Ya que siendo mal pensados y enlazando las relaciones personales y políticas del despedido, su despido no fuese la consecuencia del cierre del Centro sino el motivo.

Siendo malpensados sería una explicación plausible para justificar el motivo para no recolocar al despedido en otro puesto de trabajo similar en pleno verano, máxime cuando según puedo saber con el cierre del Centro de Ocio se vieron afectadas dos personas y la otra implicada si ha sido recolocada.

Me gustaría pensar que esta situación es un cúmulo de coincidencias y no una "limpieza", pero no lo pone muy fácil el Ayuntamiento sin dar explicaciones y con una actitud más que cuestionable incluso para un partido que no se denominara "socialista y obrero".

Abierto dejo este medio, como siempre lo está, a la réplica del consistorio o de los concejales afectados por mis pensamientos.

 
 

Montero y sus mojones (el caso de la pilona derribada en La Covatilla) y la próxima decisión de la Alcaldesa de Béjar

PDFImprimirE-mail

Domingo, 14 de Julio de 2019 03:16

Miguel Rodero / Todos recordarán que durante el pasado mes de diciembre el Presidente de la Comunidad de Propietarios de la finca “El Tremedal”, Francisco Montero Moral, reconoció la autoría del derribo de la pilona situada en el “Canchal Negro”, la parte más elevada de la Estación de Esquí La Covatilla (pueden ver en el mapa adjunto la localización de la misma).

Esa acción venía precedida de acusaciones, exigencias, demandas… y finalizó con el derribo de la misma amparado tras el último Decreto del Juzgado de Piedrahita.

Cabe recordar que mientras Alejo se mantuvo de Alcalde en la ciudad de Béjar su postura era clara en este conflicto. Así Riñones siempre defendió que el Instituto Geográfico Nacional en su informe de 1983 marcaba los diferentes mojones próximos, entre los cuales si se traza una línea recta la pilona quedaría en término municipal de Navacarros, y no de Solana de Ávila, como considera Montero que está la pilona de la discordia (adjunto dibujo para aclarar la situación).

El conflicto se genera (fuera de otros aspectos) por la no aclaración de esa delimitación por el propio Instituto Geográfico Nacional, quienes en el momento de elaborar su plano especificaron que “existe disconformidad, respecto a la posesión de hecho y de derecho, en este tramo de está línea límite”.

La segunda cuestión a considerar para aclarar posiciones es que fue la propia empresa Gecobesa, de la que era accionista mayoritario Francisco Montero (ahora demandante de esta situación) quién instaló en esos terrenos la pilona derribada y quien solicitaría en su día a un Ayuntamiento el permiso para su instalación… y el Ayuntamiento a quién le solicitó dicho permiso fue al de Navacarros. Con lo cual el mismo Montero reconocía implícitamente hace años que la pilona de la discordia estaba en término municipal de Navacarros y por tanto su derribo no debería haberse producido.

Pero así no lo entendió el juzgado de Piedrahita, quién considerando un documento tan impreciso como el catastro, otorgó alas a Montero para ejecutar el derribo de una pilona en unas tierras que no valen nada, pero mediante las que el pretendía obtener unos beneficios dignos de tierras ricas en oro o diamantes (se los expondré en otro episodio).

Ahora la nueva Alcaldesa de Béjar tiene que tomar una decisión con respecto a esta situación.

1º. Puede acceder a las peticiones de Montero, en mi opinión una negociación basada en el vasallaje que no se debe aceptar.

2º Puede mantener la línea de su anterior predecesor, que es reclamar al Instituto Geográfico Nacional que acuda al terreno y tome una decisión, tal y como debían tener realizado desde el año 1983. Una petición que debería realizar el Ayuntamiento de Navacarros y pagar, por supuesto, el consistorio bejarano.

¿Cual será la decisión de Elena Martín Vázquez?

 
 

Carlos García hace público su agradecimiento a un trabajo cooperativo

PDFImprimirE-mail

Lunes, 17 de Junio de 2019 15:09

Carlos García, miembro de Salvemos Béjar / Hola amigas y amigos, me quiero dirigir a vosotros para dar las gracias y reconocer el esfuerzo de quienes trabajan día a día de manera anónima (o no), voluntaria y desinteresada para sacar adelante diferentes proyectos orientados a la mejora de la sociedad, a la construcción de una ciudad en la que todas las opiniones cuenten y el debate en torno a estas sea extensible a toda la población, y no exclusivamente a los y las representantes políticos.

Por todos es sabido que desde nuestra ciudad se envió al concurso de arquitectura Richard Driehaus una propuesta para mediante el citado concurso promover la rehabilitación de La Antigua. En primer lugar, a colación de la noticia publicada en Béjar.biz en torno a la entrega de premios, agradecer el reconocimiento de Alberto al trabajo realizado por mi persona, pero decir bien alto que esto no hubiera sido posible sin la colaboración y el trabajo conjunto de quiénes hemos aportado un granito de arena a este proyecto, y que la única diferencia ha sido la visibilidad que hemos tenido cada persona.

Os cuento. Como indica Alberto en el artículo, la idea del concurso surge hace dos años, cuando de manera conjunta entre dos estudiantes de arquitectura nos pusimos a trabajar para presentar una propuesta en el ayuntamiento y mandarla al concurso. Muchas gracias Marina por toda tu labor de redacción de documentación, desarrollo de planos e imágenes, búsqueda de posibles vías de financiación, paciencia y dedicación. Un año más tarde, dados los resultados del concurso en los que Béjar no consigue pasar de la primera fase, se decidió analizar lo sucedido e intentar mejorarlo para que el proyecto fuera una realidad y no se quedara en el camino.

Para ello, se tiene en cuenta la poca repercusión que la propuesta tuvo en la primera ocasión y la falta de participación. De este modo se reestructura la propuesta contando en este caso con toda la ciudadanía haciendo del debate y la participación el camino fundamental para llegar a conseguir que nuestra ciudad pasara a la 2º fase del concurso y pudiera desarrollarse una propuesta arquitectónica concreta que diera solución (en parte al menos, ya que muchas ideas quedaron fuera) a algunos problemas planteados por la ciudadanía.

A mediados del pasado julio tras contar el proyecto a algunas personas se decide formar la plataforma ciudadana Salvemos Béjar, con los objetivos de trasladar e introducir los procesos participativos en la ciudad y poder plantear soluciones a problemas como: despoblación, pérdida de infraestructuras (aquí hay que agradecer el trabajo de el Movimiento por el tren de la Plata del que esta plataforma forma parte y al grupo comarcal de IU, que también apuesta por la recuperación de este servicio como elemento vertebrador del oeste peninsular y herramienta para el desarrollo), así como la sostenibilidad, o el cuidado por el patrimonio.

En este último apartado, es donde presentamos el concurso en sociedad, apostando por visibilizar la importancia y el potencial de La Antigua, un barrio que sufre más que el resto de la ciudad la despoblación y la falta de servicios, el cuál a su vez cumplía los requisitos del concurso al encontrar allí ejemplos de arquitectura tradicional: desde viviendas donde se produjo el nacimiento del textil hasta fábricas que suponen el auge del mismo y algunos de los momentos de máximo esplendor de esta actividad que desde hace 8 siglos ha hecho famosa a esta ciudad. Al tratarse de un proyecto de arquitectura la cara visible durante los debates fue la mía ya que había que explicar aspectos técnicos, pero es aquí donde por ser una la cara visible se olvida del trabajo que existe más allá. Por ello, quiero a través de este texto, dar las gracias y visibilizar todo este trabajo y sobre todo las personas que lo han llevado a cabo.

Muchas gracias a quiénes trabajaron y lo continúan haciendo, por ejemplo, en: imprimir carteles (sin ningún coste), pegarlos por las carteleras de la ciudad para dar difusión a los debates, organizar estos debates, pedir permisos, hacer fotografías, acompañar a las visitas una vez comenzada la segunda fase, dar visibilidad al proyecto, traducir los textos y revisar la redacción, crear y gestionar las redes sociales… Muchas gracias a Elena, Mayo, Sara, Adrián, Samu, José, Marina, Angie, Lara, Laura y Carlos. Gracias a Laura por el diseño del logo de la plataforma, a José Luis Celador por el préstamo del proyector de la ASB -el del ayuntamiento se encuentra roto, esperemos que lo hayan solucionado- y por la defensa del proyecto y el reconocimiento del trabajo en un pleno, a los miembros de partidos políticos y asociaciones que acudieron y contribuyeron en los debates, a Pitu quién nos apoyó durante el proceso, a quienes han contribuido a difundir nuestro patrimonio y dar el apoyo al proyecto a través del hastag #BéjarDriehaus en las redes, a la prensa por toda a difusión, (especialmente a Sergio y David que se han volcado con ello…), al Casino Obrero -por su labor durante tantos años- y por la ayuda para la organización del segundo y tercer debate tras tener que abandonar el centro MUNICIPAL de cultural, a Pepe Muñoz, por sus aportaciones, y desde luego, a quienes con sus ideas construyeron el proyecto que consiguió que el jurado del concurso seleccionara nuestra localidad para el desarrollo de la segunda fase.

En definitiva, ¡GRACIAS! Puesto que sin todos y cada uno de estos pilares no hubiera sido posible, ni desde luego tan satisfactorio, el desarrollo del proyecto en el que cooperación y diálogo han sido fundamentales. Espero no dejarme a nadie sin agradecer su trabajo, sin visibilizar su esfuerzo y en cualquier cosa pedir perdón si eso hubiera ocurrido. Aprovecho, para felicitar a la nueva alcaldesa y pedirle que este concurso no quede en un cajón como previsiblemente hubiera pasado con la anterior corporación municipal, sino que se pongan los medios necesarios para sacar adelante este y otros proyectos en nuestra ciudad. Dar también la enhorabuena a Elena Jiménez Sánchez y Abelardo Linares del Castillo-Valero por su propuesta “Béjar ante el espejo” ganadora del concurso, así como a felicitar y agradecer a todos los estudios que han presentado propuestas, hayan sido o no premiadas, su trabajo.

Un saludo.

 
 

Ciudadanos optará por la única opción que no les daña: La abtención

PDFImprimirE-mail

Domingo, 02 de Junio de 2019 03:53

Un análisis electoral de Miguel Rodero / Una vez asentados los resultados de las pasadas elecciones municipales en Béjar, las claves políticas en cada partido se sitúan de la siguiente manera:

El Partido Popular vence aunque sin mayoría absoluta

El PP se enfrentaba a unas elecciones complicadas en las que su peor enemigo era el desgaste político y la caída generalizada de los populares en las recientes elecciones generales. A pesar de ello han salido airosos obteniendo 8 concejales, aunque dejándose por el camino un concejal y 365 apoyos desde el año 2015.

Si bien hace una par de meses pocos apostaban por el PP como fuerza más votada de la ciudad, la realidad es que el 26M les han situado victoriosos en 16 de las 19 mesas electorales de Béjar con un total de 3.055 votos, 617 más que la segunda fuerza política de la ciudad (PSOE).

En términos porcentuales el bloque de derechas PP+Ciudadanos sumaría el 50,32% de los votos, mientras el bloque de Izquierdas con representación PSOE+TAB alcanzan el 45,97%, datos mediante los que el PP basa su estrategia para pedir la Alcaldía.

El PSOE ni vence ni convence

Si se puede señalar un derrotado en las elecciones es el PSOE, una fuerza que aspiraba a ganar las elecciones y se ha quedado muy lejos de su objetivo. Si bien es cierto que la aritmética puede darles la alcaldía sería complicado pensar como con 6 concejales pueden gobernar con soltura, dado que si TAB y Ciudadanos permitiesen una investidura de Elena Martín Vázquez como Alcaldesa es más que probable que no quisieran ocupar responsabilidades de Gobierno. Complicado se hace pensar en un Equipo de Gobierno de solo 6 miembros frente a 11 opositores. Tan complicado que ni los propios socialistas querrían gobernar con tan pocos mimbres.

Tú Aportas demuestra un proyecto consolidado

A pesar de perder un sillón han obtenido dos concejales y se han quedado a 192 votos del tercero en unas elecciones decisivas para el proyecto político encabezado por Javier Garrido. El abandono de algunos díscolos socialistas en estos años, y el peso de la marca PSOE en estas elecciones, hacían presagiar que alcanzar un concejal sería buen resultado. Sin embargo TAB han demostrado que la campaña electoral es su mejor arma, dominan los tiempos y han atraído el interés de casi 1.000 electores.

Su posición es seguramente la más cómoda en estas negociaciones: Permitirán gobernar al PSOE pero no participarán en el Equipo de Gobierno. Una cosa es intentar desalojar al PP del consistorio y otra muy distinta hacerle el trabajo a un PSOE que los fagocitaría a lo largo de la legislatura hasta dejarlos sin identidad propia.

Ciudadanos se convierte en la clave

Un partido desaparecido durante toda la legislatura que gracias al rebufo de las elecciones generales han logrado mantener su concejala y que, casualidades de la política, se convierte en la llave del nuevo consistorio con 658 votos.

Sus opciones son tres desde el ángulo de su propio partido: La regular, la mala y la aceptable.

Apoyar una investidura de Alejo Riñones les obligaría prácticamente a ocupar una concejalía para demostrar el motivo de tal apoyo. Esta situación les cargaría con una mochila de críticas que solo podrían revertir, siempre y cuando la legislatura fuese buena, con el paso de mucho mucho tiempo. Sin duda es una opción regular para los naranjas.

Dar un apoyo para que gobierne el PSOE, sin un liderazgo estable, es un riesgo difícil de asumir. Si todo sale bien nadie se acordará de Ciudadanos en cuatro años y el PSOE capitalizará los vítores, pero si sale mal los dedos señalaran a Paquita como la responsable de la decisión. Es un riesgo alto para un partido cuyo electorado está más a la derecha que a la izquierda. Está claro que para el partido esta opción es mala y si la acatan se deberá más a aspectos personales que de estrategia política.

¿Cual sería la “aceptable” desde el ángulo de los naranjas, y por tanto la más probable en términos políticos? presentarse en la sesión de investidura sin apoyar a ninguno de los dos bloques e intentando liderar las decisiones desde la oposición sabiendo que durante cuatro años son llave en cada votación. Evidentemente esta opción situaría a Alejo Riñones al frente del consistorio, pero ellos no serían los responsables y durante cuatro años podrían presumir de ser el freno de las malas decisiones y el acelerador de la ciudad. Una decisión que les exime de responsabilidad y les mantiene en su cómoda ambigüedad política.

Izquierda Unida directamente a la UCI

El grupo de Izquierdas, a pesar de evitar una candidatura paralela e integrar miembros de “Entre todos” no ha logrado frenar la hemorragia de votos hacia el PSOE. Cuando se quiere desalojar al PP el “voto útil” es voraz con Izquierda Unida y en esta ocasión ha quedado más que demostrado.

A 203 votos de alcanzar su concejal se quedan fuera de las instituciones tras dos legislaturas consecutivas con un representante en el consistorio bejarano. Ahora desde fuera sus mejores opciones son un gobierno del PSOE para que el desgaste de la legislatura les sitúen nuevamente en línea ascendente. Para IU siempre es más fácil situarse a la izquierda del PSOE si estos gobiernan que si están en la oposición.

 

 
 

Página 1 de 12

Encuesta

Valore las Fiestas de Béjar





 
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 43 invitados conectado(s)