Red Purple Black

La revista Historic Gardens Review (UK) se hace eco de las lamentables actuaciones recientes en El Bosque de Béjar

PDFImprimirE-mail

Comunicado Plataforma en Defensa de El Bosque de Béjar

Nuestra foto denuncia nº 51 no hay que buscarla en el propio BIC bejarano, sino en la página 42 del último número de Historic Gardens Review, una publicación semestral especializada en esta materia que incluye las recientes actuaciones perpetradas en El Bosque en su sección «Pessimist» junto a otros tres jardines históricos del mundo que comparten el mismo baldón.

Desde hace meses teníamos noticia de que esta revista británica dedicaría espacio a las lamentables actuaciones y proyectos contra El Bosque, todos ellos promovidos por las administraciones propietarias, pero no ha sido hasta este número 43, correspondiente a diciembre de 2021, cuando se ha publicado la reseña.

 

El texto, tan breve como rotundo, se refiere a las «Dos formas de arruinar un jardín» que han seguido las administraciones local y regional en El Bosque de Béjar: la incuria y falta de mantenimiento que condujeron, en 2014, a la inclusión de este BIC en la Lista Roja de Hispania Nostra (como de hecho también se informaba en el número 32 de Historic Gardens) y la intervención del proyecto actual para la Huerta, calificado de «insensible, histórico y dañino».

No es la primera vez que los expertos en jardines históricos se pronuncian en contra de este y otros proyectos promovidos por las administraciones propietarias: recordemos que ya son varias las llamadas de atención aparecidas en el boletín In Situ (USA) y que paisajistas tan relevantes como Consuelo Martínez-Correcher y Carmen Toribio han redactado informes críticos que ambas administraciones conocen desde hace tiempo. Por contra, la Dirección General de Patrimonio de Castilla y León ha sido incapaz de presentar ningún informe facultativo (firmado por un arquitecto paisajista, queremos decir) que valide los insensibles, ahistóricos y dañinos atentados que este órgano promueve. Recordemos también que la Dirección General de Patrimonio carece de técnicos formados en paisajismo, historia de los jardines, etc., y tampoco cuentan con expertos en El Bosque de Béjar, lo que pone en entredicho tanto sus intervenciones como la terca negativa a dejarse asesorar por quienes más saben.

Como contrapunto a la sección «Pessimist» en la que se publica la reseña sobre El Bosque, la revista británica recoge ejemplos positivos en su sección «Optimist», el primero de ellos dedicado a la transformación del terreno de un hotel arruinado, el Jardín Prüger-Wallner, de 2,5 hectáreas, donde el Ayuntamiento de Bratislava ha recuperado un trazado paisajista y proyecta crear un huerto comunitario bajo los principios de la permacultura: ¿recuerdan las propuestas del Grupo Cultural San Gil y la PDBB para la terraza de la Huerta Baja de El Bosque? Pues eso, menos césped y chatarra de feo acero y más hortalizas ricas en hierro.

 

TRADUCCIÓN DEL TEXTO APARECIDO EN HISTORIC GARDENS REVIEW Nº 43, DICIEMBRE 2021

Dos formas de arruinar un jardín

Cuando un jardín de importancia histórica  se ha dejado arruinar, es triste. Es doblemente triste que las llamadas para salvarlo sean respondidas por un plan de restauración que resulta insensible, ahistórico y dañino. Ese parece ser el caso de El Bosque de Béjar, un inusual jardín renacentista creado por los Zúñiga, duques de Béjar, en la década de 1560, situado a unos 72 km (45 millas) al sur de Salamanca.

Uno de los raros jardines españoles influenciados por el gusto italiano, su diseño sigue un patrón geométrico formal con terrazas unidas por escalinatas y ornamentadas con varios elementos de agua, incluida un gran estanque rectangular (derecha) con una fuente (sic) central. Jardines culinarios y huertos conducen a prados abiertos y a bosques más allá.

Después de que la familia vendiera la finca, el jardín permaneció en manos privadas hasta la década de 1990, cuando se vio amenazado por convertirlo en un campo de golf o en un hotel. Finalmente, las administraciones de Béjar y Castilla y León lo adquirieron en 1999.

Aunque en 2001 se adoptó formalmente un plan de restauración adecuado, este nunca se llevó a cabo, y el mantenimiento se descuidó tanto que en 2014 el jardín fue incluido en la «Lista Roja» de Hispania Nostra sobre sitios patrimoniales en riesgo (llamamos la atención sobre la difícil situación de los jardines en HGR 32).

Con el tiempo, las administraciones se prepararon para la acción y se equivocaron. Lejos de restaurar esta joya de la edad de oro de España, el plan ahora es crear pastos engrandes franjas del jardín e introducir canales de acero (izquierda), puertas de acero Corten y caminos revestidos con losas de piedra. Se crearán nuevas e inapropiadas escaleras, cascadas, puentes y emparrados de metal y se plantará el jardín con especies completamente diferentes a las que se muestran en los registros [de archivo] de El Bosque.

Varios grupos patrimoniales locales han formado una «Plataforma para la Defensa de El Bosque de Béjar» para intentar obligar a los propietarios a volver al plan de 2001 y acudir a expertos que sepan lo que hacen en la restauración de un jardín renacentista.

Esperemos que El Bosque no haga una tercera aparición en esta página.

 

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Una opinión de Miguel Rodero (el pájaro)

Tenemos 184 invitados conectado(s)